Una mujer atraída por una cita de Tinder es cortada en 14 pedazos por los asesinos de una secta sexual retorcida

Sydney Loofe juicio

La víctima Sydney Loofe, que vivía en vivía en Lincoln, Nebraska, Estados Unidos; fue cortada en 14 pedazos por asesinos de una secta sexual Aubrey Trail y Bailey Boswell después de una cita de Tinder.

Vestida con una chaqueta blanca y una camisa color crema, Sydney Loofe se tomó una selfie y compartió la foto en Snapchat con la leyenda: «Lista para mi cita».

Sydney, de 24 años, sonreía para la cámara y parecía emocionada. Incluso había añadido un emoji de ojos de corazón.

Era bueno ver a Sydney feliz. Sus seres queridos sabían que había luchado contra la depresión, pero ella siempre intentaba ser positiva.

Un tatuaje en su brazo decía: «Todo será maravilloso algún día». Y su nuevo romance la hacía sentir esperanzada.

La última cita de la joven

Era el 15 de noviembre de 2017 y Sydney vivía en Lincoln, Nebraska, donde trabajaba como cajera en una ferretería.

Sus padres, George y Susie, vivían a tres horas de distancia, pero se reunían siempre que podían y se enviaban mensajes constantemente.

Sydney había contado a sus amigos que había conocido a una mujer llamada Audrey en Tinder. Incluso había compartido con ellas la foto de Audrey.

Había tenido una cita con Audrey dos días antes, en la que simplemente habían conducido para conocerse. Ahora era el momento de la segunda cita y se dirigió a ella.

Pero a la mañana siguiente, Sydney Loofe no se presentó a trabajar. No respondía a los mensajes de sus padres, así que se subieron al coche y se dirigieron directamente a su apartamento.

Encontraron a Mimzy, la gata de Sydney, hambrienta y abandonada, allí supieron que algo malo había ocurrido. Sydney nunca habría descuidado a su gato.

última publicación de Sydney Loofe

La desaparición de la joven alertó a sus amigos

Su coche seguía allí y su móvil estaba apagado. Presentaron una denuncia por desaparición ante la policía.

La última vez que su teléfono estuvo encendido fue en Wilber, a unos 35 kilómetros de distancia. Se temía que Sydney hubiera sido secuestrada y sus padres hicieron una emotiva petición pública para que regresara sana y salva.

Los investigadores se centraron en la cita de Sydney, Audrey, y rastrearon su número de teléfono tras enlazar con ella en Tinder. La mujer que contestó admitió haber tenido una cita con Sydney, pero dijo que después la había dejado en casa de un amigo. No pudo recordar dónde fue eso.

La verdadera identidad de Audrey

La policía observó que Audrey era reacia a compartir detalles básicos sobre sí misma. Finalmente, los agentes descubrieron que «Audrey» era una mujer llamada Bailey Boswell, que entonces tenía 23 años. Vivía con su novio mayor, Aubrey Trail, de 51 años, en Wilber.

Ambos fueron nombrados como personas de interés. Boswell había estado utilizando un móvil diferente para enviar mensajes a Sydney y ese teléfono, así como el de Trail y el de Sydney, condujeron a la policía a un lugar situado a 60 millas al oeste de Wilber.

El terrible hallazgo de Sydney Loofe

Allí, el 4 de diciembre, se encontró el cuerpo de Sydney. Sus restos desmembrados estaban metidos en bolsas de basura en las zanjas de un campo cercano a Omaha.

El cuerpo de Sydney Loofe había sido cortado en 14 pedazos – algunos de sus órganos y partes del cuerpo nunca se encontraron. La causa de la muerte fue la asfixia y la niña opuso resistencia en sus últimos momentos.

Tenía el lóbulo de la oreja desgarrado y hematomas en las muñecas, en la parte posterior de la cabeza y en el interior de los muslos. Está claro que la habían sujetado antes de privarla de aire.

Los investigadores estaban seguros de que Boswell y Trail estaban involucrados. Resultaron ser una pareja muy inquietante. Boswell había conocido a Trail cuando respondió a su anuncio online de masajes. Ella tenía una hija pequeña de la que había perdido la custodia.

sydney loofe sospechosos

Los principales sospechosos de la muerte de la joven

Trail y Boswell tenían muchas cosas en común, incluidas sus oscuras fantasías. Se mudaron juntos a un piso en el sótano de Wilber en junio de 2017 y comenzaron a estafar a los anticuarios.

La pareja disfrutaba del sexo en grupo con otras mujeres, que conocieron a través de Tinder. Trail les contaba historias sobre cómo «ganar poder» matando gente. La policía determinó que Boswell había atraído a Sydney a una trampa y la habían asesinado.

Incluso había imágenes de vigilancia de Trail y Boswell saliendo antes de la cita de Sydney, donde compraron herramientas y lejía. La pareja fue detenida en junio de 2018 y acusada del asesinato de Sydney Loofe.

Las declaraciones del asesino

Desde el principio, Trail fue un mentiroso. Le dijo a un periódico que Sydney había accedido a formar parte de una fantasía sexual con él y otras dos mujeres, mientras Boswell estaba desmayada por las drogas en otra habitación.

La cosa se puso dura y algo se apretó alrededor del cuello de Sydney. Trail también dijo a sus abogados que había tenido una «fiesta sexual» sólo con Boswell y Sydney. Todos habían tenido sexo pero mientras Sydney estaba esposada, él la había ahogado con un cable eléctrico y la había matado.

Pero incluso en la sala durante el juicio en 2020, Trail volvería a cambiar su versión de los hechos.

Los fiscales dijeron que la retorcida pareja ya había planeado matar a alguien antes de encontrar a Sydney en Tinder. Boswell conectaría con la mujer después de que ella y Trail eligieran juntos un objetivo buscando en las redes sociales.

caso sydney loofe

Los momentos previos al crimen fueron claves en el juicio

Horas antes de la muerte de Sydney, Trail y Boswell estaban comprando las herramientas y suministros utilizados para desmembrarla.

Incluso habían elegido a Sydney porque vivía a 240 kilómetros de su familia, esperando que su desaparición no se notara durante un tiempo. Se equivocaron.

Entonces, durante el proceso, Trail se enfadó ante los testimonios negativos sobre la culpabilidad de su novia y gritó: «¡Bailey es inocente y os maldigo a todos!» antes de utilizar una cuchilla para cortarse el cuello.

Trail fue llevado al hospital y acabó perdiéndose la mayor parte de su propio juicio. Volvió a declarar en su defensa con cicatrices en el cuello.

El juicio del caso de Sydney Loofe

La defensa dijo que Sydney había aceptado ser filmado haciendo «asfixia sexual» a cambio de dinero. Pero cuando Trail subió al estrado, sorprendió a su propio equipo legal al admitir que eso también era mentira. El asesino dijo que había inventado historias para confundir a los investigadores.

«Sólo estábamos yo, Bailey y Sydney la noche que Sydney murió. No había otras dos chicas allí. No se pagaron 15.000 dólares por una fantasía sexual», dijo Trail.

Afirmó que el asesinato de Sydney no fue planeado, sino que ella había sido atraída al apartamento por Boswell y Sydney había «enloquecido». Esperaban que se uniera a su red sexual y a sus actividades delictivas.

Cuando se resistió, Trail la mató y desmembró con una sierra para «proteger» su estilo de vida.

Y el tribunal tuvo una visión horrible de ese estilo de vida. Tres mujeres testificaron que fueron atraídas al culto sexual de Trail y Boswell a través de Tinder entre junio de 2017 y el noviembre en que murió Sydney.

La secta sexual de los asesinos

Trail dijo que era un vampiro que podía volar y leer la mente. Tanto él como Boswell alegaron que podían obtener más «poderes» matando a la gente, incluso más si los torturaban primero.

Las mujeres mantenían relaciones sexuales con Trail y Boswell a cambio de una paga. También ayudaban en las estafas del negocio de las antigüedades. Trail les hacía llamar «papá» y él llamaba a Boswell «la reina bruja».

Había reglas estrictas para mantenerse en contacto con Trail y hablaban de ser castigados. Si rompían las reglas, eran abofeteadas o incluso ahogadas con un cinturón. Cuando una mujer abandonó la secta sexual, Trail la amenazó con matar a su familia si se lo contaba a alguien.

El jurado tardó sólo tres horas en deliberar. La pareja fue declarada culpable de asesinato en primer grado, conspiración criminal para cometer un asesinato y eliminación inadecuada de restos humanos.

caso

El motivo del asesinato

En junio de este año, en la sentencia de Trail ante un panel de tres jueces, hizo una declaración. Admitió que había matado a Sydney Loofe, pero insistió en que no había sido premeditado.

La había matado porque le preocupaba que Sydney fuera a la policía si la dejaba ir.

«No diré que lo siento, ya que sería un insulto para ustedes después de lo que les hice pasar», dijo Trail a la familia de Sydney. «Y no voy a pedir perdón porque no creo que exista tal cosa. He hecho cosas terribles en mi vida, pero esto es lo único que he hecho de lo que me arrepiento de verdad«.

Los jueces dijeron que Trail había mostrado un nivel de planificación «frío y calculado», señalando que incluso se había jactado del asesinato después y había bromeado con que había bebido la sangre de Sydney.

La sentencia del caso de Sydney

Dijeron que el desmembramiento de su cuerpo era innecesario y que lo hizo para satisfacer su «curiosidad intelectual y sexual». A Trail se le impuso la pena de muerte.

En la sentencia de Boswell el mes pasado, también se enfrentó a la pena de muerte. Suplicó que se le perdonara la vida por «el bien de su hija».

Los jueces dijeron que Sydney se había encontrado en el piso de los asesinos, superada en número e incapaz de defenderse. «Las acciones y palabras de Boswell demuestran que no tenía ninguna consideración por la vida de Sydney Loofe más allá de su propio placer», dijo un juez.

Pero un juez no estuvo de acuerdo con la pena de muerte, por lo que Boswell fue condenada a cadena perpetua sin libertad condicional.

Su equipo legal dijo que apelaría.

LEA TAMBIÉN:

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
un joven agradece a su madre

Un joven se logra graduar de ingeniero gracias al negocio de su madre en un bazar

restos de mamut 1

México: hallan los restos de un mamut de hace más de 10.000 años