Un padre advierte a otros y a los jóvenes después de que su hijo de 24 años muriera por horas de juego

murió por jugar a los videojuegos

Tras la muerte de su hijo de 24 años, el padre no podía dejar de advertir a otros padres y jóvenes sobre cómo su hijo, Louis O’Neill, murió por jugar a los videojuegos. «Ningún padre debería sobrevivir a su hijo, está muy mal», dijo Stanley Greening, tras perder a su hijo por una enfermedad que podría haberse evitado.

Un padre advierte los efectos de los videojuegos a otros

El padre reveló cómo la pandemia y sus efectos dejaron a su hijo en un bache que acabó con su vida. «Mi hijo, mi querido niño, Louis, se ha ido.

No por el malvado virus, sino por culpa de él», escribió Stanley en Facebook el año pasado. «Su joven vida, apenas comenzada, aún tratando de encontrar sus pies, acaba de ser arrancada. La devastación… después de ver a mi querido muchacho irse así, estoy en un infierno».

Stanley habló de cómo Louis se quedó sin trabajo durante el encierro, y esto acabó por sumirle en una espiral de inactividad y demasiadas horas frente a una pantalla. El joven desarrolló una enfermedad la cual según el padre su hijo murió por jugar a los videojuegos.

«Después de ser despedido, se metió en su mundo de juegos para escapar», continuó diciendo el padre. «Atrapado en un mundo virtual, se volvió menos activo, lo que es muy fácil de hacer. Las horas pasan volando cuando se está absorbido por la pantalla, yo mismo lo he hecho innumerables veces.

Pero nadie, y quiero decir nadie, jamás en un millón de años habría predicho un coágulo de sangre. Y así, sin más, arrancó a mi hijo y yo morí por dentro junto con él».

La enfermedad del joven

Aunque Louis gozaba de buena salud en general y solía trabajar como entrenador de fútbol en Center Parcs, en Hertfordshire, Reino Unido, desarrolló un coágulo de sangre, que puede producirse tras largos periodos de inactividad, según el New York Post. Louis acabó muriendo de trombosis venosa profunda, una enfermedad potencialmente mortal que Stanley cree que podría haberse evitado si su hijo se moviera un poco más.

Aproximadamente dos semanas antes de que Louis falleciera, se quejó de un dolor en la pierna. Sin embargo, cuando se puso en contacto con los servicios de emergencia, le dijeron que podría haber sido causado por una intoxicación alimentaria.

El joven murió semanas después

En junio, Louis falleció y los médicos creen que fue a causa de una trombosis venosa profunda, provocada por largas horas de inactividad y una restricción del flujo sanguíneo, según informa CafeMom.

Mientras Stanley trata de concienciar sobre esta enfermedad, escribió en su post: «¿Quién está advirtiendo a los jóvenes? ¿Quién advierte a nadie, de cualquier edad? ¡Nadie! Así que yo lo hago. Mi hijo seguirá vivo, seguiré difundiendo esta advertencia en su nombre. Este terrible suceso era evitable si él o nosotros hubiéramos conocido tales riesgos. Es muy raro en estas circunstancias pero hablando con profesionales de la medicina descubro que ha habido varios casos en jóvenes durante este encierro. Como muchos, lo asocio a personas mayores y a algo de lo que se nos advierte en los aviones».

«Como cada vez somos más los que trabajamos desde casa es probable que no te levantes de la silla todo lo que necesitas», continúa el padre. «Levántese, camine y, por favor, avise a sus hijos. Si puedo evitar una pérdida en nombre de mi hijo, entonces esa es una luz brillante que brillará sobre Louis. Así que levántense, por Louis».

La afligida familia ha creado la campaña StandUpForLouis para concienciar sobre «cómo los coágulos de sangre pueden matar a personas jóvenes, sanas y en forma». También se ha creado una recaudación de fondos en JustGiving para la causa de informar y educar a la gente sobre los riesgos de la trombosis.

LEA TAMBIÉN:

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
calendario bomberos

Vuelve el Calendario de los Bomberos Australianos y está que arde, recaudando dinero para la caridad

pulpo

Vídeo viral: quedó registrado lo inteligente que puede llegar a ser un pulpo