Una mujer que no soportaba la idea de que los perros murieran solos convierte su casa en un santuario para perros mayores

valerie reid

Todo comenzó después de que una mujer, Valerie Reid luchara por encontrar un hogar para el viejo Doberman de su padre. Abrió el santuario para ayudar a otros perros mayores.

Una mujer que no soportaba la idea de que los perros murieran solos convierte su casa en un santuario para perros mayores

Para Valerie Reid, es desgarrador imaginar que los perros tengan que morir solos. Tanto es así que convirtió su propia casa en un hospicio y cuida de más de 80 perros al mismo tiempo. El viaje de Reid para iniciar un santuario para perros senior viene de un espacio muy personal.

En 2017, ella estaba tratando de encontrar un hogar para el envejecido Doberman de su padre y descubrió que no había ningún lugar que la aceptara.

«Mi marido y yo estábamos en el límite de mascotas de nuestra ciudad y no podíamos acogerla.

Buscamos por todas partes algún rescate que nos ayudara y, debido a su edad, ninguno quería acogerla«, recordó y fue entonces cuando puso en marcha la organización sin ánimo de lucro Whispering Willows Senior Dog Sanctuary en Hermitage, Missouri.

Ahora, Reid da un hogar a perros que han pasado mucho tiempo en un refugio, o a perros cuyos dueños han fallecido o se han trasladado a un centro de jubilados.

Valerie, que también es la presidenta de la organización benéfica, dice que lo importante es que los perros sepan que están a salvo aquí y que se les quiere. «Los perros viven con nosotros abiertamente y van de un edificio a otro.

A cualquier lugar que vayamos, ellos van y son tratados como parte de la familia. Lo mejor es la transformación que experimentan cuando saben que están a salvo y son queridos». Dado que la mayoría de los perros son ancianos, acogen a los que fallecen en el santuario.

«Nuestra visión es ayudar a la gente a prepararse para el final de la vida, ninguno de nosotros tiene garantizado el mañana», dice Valerie. «Conseguimos despedir a nuestros mayores con comodidad y amor. Sí, duele, pero es un honor amarlos y cuidarlos». Los perros pasan sus últimos días jugando y relajándose en la finca de Valerie. «El doberman de mi padre vivió otro año y medio feliz en su finca», dijo Valerie. «Eso me hizo pensar en lo que les ocurre a los perros mayores, que en su día fueron mascotas muy queridas«.

Después de ver cómo su padre tenía que renunciar a su perro, Valerie sabía que había muchos otros que estaban ahí fuera y de ahí surgió la inspiración para el santuario de perros senior. «Quería ayudar a los que se encontraban en una situación como la de mi padre y ya no podían cuidar de sus queridos perros mayores, pero entonces se me abrieron los ojos al ver cuántos perros necesitaban ayuda. Realmente es un segmento olvidado del mundo del rescate«, dijo.

Valerie y su marido, Josh Reid, se trasladaron de Kansas a Missouri para crear el santuario. Su casa tiene 3.000 pies cuadrados, con un edificio de 1.700 pies cuadrados sólo para los perros. Valerie nunca imaginó que el santuario para perros sería tan grande como ahora, pero no podría estar más orgullosa. Valerie dice que los perros que llegan quieren ser amados más que nada y eso es lo que ella quiere ofrecerles también: amor incondicional. Valerie dice que quiere que los perros «dejen esta tierra sabiendo que han sido queridos». En el santuario hay un total de 17 personas a tiempo completo, con atención las 24 horas del día y hospitalización in situ.

Los perros tienen la opción de holgazanear dentro del edificio en las numerosas camas para perros que hay en el interior o de vagar por las cinco hectáreas de terreno vallado. Por no mencionar que también se les dan juguetes y golosinas. En tan sólo 4 años, el santuario ha acogido a 790 perros hasta su fallecimiento. Ella se encarga de llevar una huella de arcilla y una pintura en acuarela de cada perro.

«Abrazamos a cada uno y solemos llorar juntos. Son miembros de la familia y todos los queremos», dice. Valerie insta ahora a otras personas a que hagan planes para sus mascotas también, como se haría con los familiares e hijos. «Ayudamos a todos los perros mayores que podemos, pero nos vemos desbordados por la cantidad y luego por los gastos médicos. Esperamos concienciar a la población sobre la gran necesidad de atención a las personas mayores, así como sobre nuestro santuario», dijo.

LEA TAMBIÉN

Una perrita embarazada que recibió 17 disparos y se quedó sin oreja se califica como perro de terapia

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
switzerland gbe96239a1 1280

Un hombre cambia de sexo para jubilarse y pensionarse un año antes

gabriel aprendió a poner uñas

La historia de Gabriel: se hizo viral por aplicar uñas para pagar la operación de su hermano