Una mujer, de 28 años, afectada por una pérdida de memoria repentina y una parálisis, ahora no puede salir de la cama

una mujer con una rara enfermedad

Katrina Belle, de 28 años, empezó a experimentar episodios repentinos de pérdida de memoria que progresaron hasta convertirse en ataques no epilépticos y parálisis temporal en julio de 2021. Ahora espera ir a Estados Unidos para recibir tratamiento.

Una mujer, de 28 años, afectada por una pérdida de memoria repentina y una parálisis, ahora no puede salir de la cama

Una mujer «sana» se ha quedado sin poder salir de la cama tras sufrir parálisis, convulsiones y pérdida de memoria.

Katrina Belle trabajaba en un balneario y llevaba una vida normal hasta que sufrió episodios repentinos de pérdida de memoria que evolucionaron hacia ataques no epilépticos y una parálisis temporal en julio de 2021.

A esta joven de 28 años le han dicho que padece un trastorno neurológico funcional y que ya no puede trabajar ni salir de la cama.

Katrina dice que empezó a sentirse mal el verano pasado, cuando no había tenido un resfriado en tres años.

Sus síntomas comenzaron con niebla cerebral y sarpullidos, pero luego progresaron a episodios aterradores de pérdida total de memoria, informa MyLondon.

Un día, mientras caminaba, experimentó su primer ataque

Dijo: «Estaba muy confundida. [Pensaba: ‘¿Dónde estoy caminando? Miraba a mi alrededor e intentaba reconocer el lugar. No podía reconocerlo y tuve un momento de pánico. He caminado por aquí como 1.000 veces, pero no podía recordar por dónde estaba caminando».

En agosto, intentó irse de vacaciones, pero el cansancio y la pérdida de memoria le pusieron obstáculos en el aeropuerto.

Dijo: «Fui al aeropuerto, no estaba de acuerdo, perdí cuatro vuelos y me dejé la maleta en el tren».

Katrina dice que estaba sufriendo una aterradora lucha interna

Añadió: «Parecía que me estaba divirtiendo y que lo estaba afrontando, pero en realidad estaba luchando, realmente luchando».

Cuando regresó a Londres, la salud mental de Katrina cayó en picado debido a sus síntomas. Dice que incluso cortó la comunicación con sus amigos.

Ella explicó: «Borré Instagram, borré todas las redes sociales, no contesté a nadie y durante dos semanas, sólo estuve en mi cama. Estaba muy mal«.

En un intento de mejorar su salud mental, se apuntó a un gimnasio, pero en noviembre experimentó su primer episodio de parálisis y la encontraron en el suelo, sin poder moverse ni hablar. Llamaron a una ambulancia y la llevaron al hospital para hacerle una resonancia magnética y un TAC.

Los médicos pensaron inicialmente que había sufrido un derrame cerebral, pero, junto con sus otros síntomas, le diagnosticaron un trastorno neurológico funcional.

Según el NHS, los síntomas pueden incluir pérdida de control motor, síntomas sensoriales, problemas del habla, ataques o convulsiones, síntomas visuales y problemas cognitivos.

Se denominan síntomas funcionales porque afectan a la «función» del cuerpo en lugar de estar causados por daños en la «estructura» del sistema nervioso, según el NHS.

Katrina fue enviada a fisioterapia para combatir los síntomas y se sometió a múltiples pruebas e intentos de fisioterapia antes de recibir el alta del hospital. Desde entonces, sin embargo, Katrina ha desarrollado más síntomas debilitantes, como aversión a algunos alimentos, sangre en los oídos, sensibilidad a los sonidos y parálisis temporal en nueve ocasiones.

Nos cuenta: «He tenido nueve parálisis, de cuerpo entero… me he encontrado en el suelo, como en la cocina, en casa de mis amigos… [Una vez] me quedé atrapada fuera, junto a una estación, por la noche.

Simplemente no podía caminar más. Y había extraños que me miraban como diciendo: ‘¿Qué pasa?’. Y entonces mis amigos me recogieron. Han sido muchas de esas veces y ha dado mucho miedo».

Y añadió: «Tengo ganas de gritar en cualquier momento.

Tengo ganas de gritar».

Katrina ha creado una página de GoFundMe para ir a una clínica de medicina regenerativa en Los Ángeles, California, para recibir tratamientos personalizados con células madre, específicos para sus necesidades.

Admite que le costará soportar las 14 horas de vuelo, pero está desesperada por recibir ayuda.

Katrina explicó: «Siento que está empeorando, cada mes, y estoy preocupada. Y estoy asustada».

Sin embargo, la clínica cuesta 3.000 libras esterlinas al día, ya que espera poder reunir el dinero suficiente para poder recuperar la vida de una veinteañera.

Hablando de lo mucho que desea el tratamiento, Katrina dijo: «Significaría mi felicidad. Recuperaría mi felicidad. «Ya no asustaría a mi familia porque les da pánico verme así».

LEA TAMBIÉN

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
gemelo con cancer

A un gemelo de 6 años le diagnostican cáncer después de que su madre detectara una extraña erupción el día de Navidad

dos policias murieron en un tiroteo

Un oficial de policía, muere días después de un tiroteo, dona órganos y salva 5 vidas