“Me contagié haciendo lo que amo»: el conmovedor mensaje de un médico que murió por covid

lucas augusto murió de covid

«Gabi, no te rindas conmigo. No dejes que me abandonen». El alegato fue realizado por Lucas Pires Augusto, de 32 años. Era médico, padre de Benjamim e Isabella, esposo de Camila y único hermano de Gabriela, a quien le envió el mensaje antes de que lo entubaran y perdiera la vida a causa del COVID-19, como resultado de las complicaciones causadas por la enfermedad respiratoria.

Nacido en Cataguases, en la Región de la Mata de Minas Gerais, el neurocirujano trabajaba en Paraná y fue una de las más de 100 mil personas en Brasil que vieron interrumpida su vida por el coronavirus.

El conmovedor mensaje que el médico Lucas Augusto dejó a sus colegas

Lucas Augusto estudió en la Facultad de Aplicación de la Universidad Federal de Viçosa (UFV) y soñaba con una carrera de médico, como recordaba Gabriela Pires. «Somos una familia del interior de Minas. Siempre estudió en la escuela pública. Pasó por una escuela en Viçosa, a la edad de 15 años.

Y allí, desde que empezó a estudiar en el instituto, hablaba de que quería hacer medicina y luego nunca dejó de hablar», dijo su hermana.

En la escuela, Lucas conoció a su tocayo Lucas Paulino, con quien estudió en la misma clase entre 2004 y 2006.

Ambos tomaron caminos distintos. Paulino eligió vivir en Belo Horizonte y estudiar derecho. El tiempo pasó, pero Paulino aún recuerda las principales cualidades de su compañero.

«Lucas era un chico muy estudioso e inteligente. Era un amigo leal. Jugaba a la pelota y bebía cerveza con él.

Era un tipo tranquilo y disciplinado. Tanto es así que aprobó la carrera de medicina en una universidad pública al final de su tercer año. Era un tipo dedicado y consiguió alcanzar su sueño», dijo.

El joven médico no paró de formarse en su área

De Paraná, Lucas fue a Ribeirão Preto para estudiar en la Universidad de São Paulo. En el interior de São Paulo, el neurocirujano formó parte del equipo que separó a las gemelas siamesas Maria Ysabelle y Maria Ysadora, hace dos años, en cinco etapas de cirugía, que fueron guiadas por el médico estadounidense James Goodrich, quien también murió a finales de marzo debido al COVID-19.

«Mi hermano participó en todas las cirugías para separar a los gemelos. Siempre nos lo contaba. Estaba muy contento. Después, su recuperación fue muy buena, mucho más rápida de lo que imaginábamos. El Dr. Goodrich murió de COVID-19 a finales de marzo en Nueva York. Recuerdo que cuando murió Lucas envió la noticia en el grupo familiar. Envió una foto de ellos juntos. Fue muy triste. No podíamos imaginar que mi hermano también tendría la misma enfermedad», dijo Gabriela.

lucas augusto

La medicina era lo que más lo apasionaba y murió ejerciéndola

Los últimos cinco años de Lucas Augusto los dedicó a su firme entrada en la neurocirugía. Había terminado su residencia médica en enero. Se presentó a los dos últimos exámenes en Estados Unidos y fue aprobado a la primera. Ya estaba preparado para actuar, pero cuando iba a perfeccionar sus habilidades en unas prácticas previstas para dos años, en Florida (EE UU), empezó la pandemia y los planes cambiaron.

«Consiguió una pasantía de dos años en Florida, donde aprendería técnicas que nadie conoce aquí en Brasil. Iba a mejorar mucho. Sería muy bueno para él y para sus pacientes cuando vuelva», dice su hermana. Con la llegada de la pandemia, Lucas no pudo conseguir el visado y se trasladó a Ivaiporã, donde su mujer, embarazada de su segunda hija, tendría ayuda de su familia es de Maringá.

El médico se contagió de Covid luego de atender a un paciente

En la nueva dirección, el médico comenzó a trabajar en el Instituto de Salud Bom Jesus. El destino cambió cuando tuvo contacto con un paciente infectado por COVID-19, que no presentaba síntomas de la enfermedad. Lucas Augusto ingresó en Maringá el 20 de julio con efectos secundarios leves, pero estos empeoraron. «Estábamos seguros de que no tendría complicaciones. Sólo tenía 32 años, no tenía comorbilidades, sólo un poco de sobrepeso, pero no obesidad. Poco a poco la situación fue empeorando», informó Gabriela.

Los colegas de profesión de Lucas se conmovieron con su historia y empezaron a seguir de cerca la situación del neurocirujano. Se estudió la posibilidad de utilizar un pulmón artificial, tras un informe de éxito en otro paciente, opción que no se confirmó. La lucha por la vida también supuso el préstamo de un equipo especial de hemodiálisis y una bomba de sedación, para mejorar la anestesia. Sin embargo, una semana después de ser intubado, Lucas no resistiría la enfermedad.

Cuidar con amor, el mensaje del médico

Antes de ser enviado a la unidad de cuidados intensivos (UCI), Lucas Augusto envió sus últimos mensajes. Uno de ellos, en su red social, destacó su amor por la medicina. Dijo que volvería a hacerlo todo, aunque contrajo la enfermedad mientras cuidaba a un paciente. Religioso, el médico terminó el mensaje con un versículo de la Biblia.

«Voy a la UCI en este momento debido a un empeoramiento del estado de COVID-19. Estaré incomunicado, pero de antemano agradezco a mis amigos sus oraciones. Tengo esta enfermedad haciendo lo que me gusta, cuidando de mis pacientes con amor y dedicación. Volvería a hacerlo todo. Sé que mi Dios es soberano sobre todas las cosas, que sus caminos y sus propósitos son siempre justos y perfectos y que, al final, todas las cosas cooperan para el bien de los que aman a Dios, de los que son llamados según su propósito. Amén», escribió Lucas Augusto.

Lucas también envió un mensaje en el grupo familiar, del que formaban parte sus padres y su hermana, Gabriela. En ese momento, el médico les pidió que no lo abandonaran. A partir de entonces, Gabriela movilizó a todos los colegas del neurocirujano. «He luchado mucho por él, he conseguido organizar a todos sus amigos médicos. Al principio les transmití la noticia, pero luego vinieron realmente como un equipo constructivo del hospital y gracias a todo este esfuerzo consiguió vivir unos días más, de lo contrario se habría ido incluso antes».

La última foto enviada por Lucas antes de tener los síntomas de COVID-19 fue al atardecer, cuando iba en bicicleta. La imagen será muy querida por la familia, que se despidió del médico el domingo, Día del Padre, poco después de que su hija Isabella cumpliera dos meses.

Honrar el juramento

Lucas creía, además de en las medidas sanitarias, en la información como forma de combatir el COVID-19. El médico, según su familia, siempre compartía contenidos de calidad con sus amigos y la gente que le gustaba. Cuando recibía noticias falsas, se empeñaba en restablecer la verdad. Ahora, Gabriela es la encargada de difundir el mensaje de su hermano.

«Me alegro de que al menos su historia sea contada a mucha gente. Espero que lo que le ocurrió sirva para que la gente se lo tome más en serio, porque de esta enfermedad no sabemos casi nada. Así que no podemos dejarlo pasar. No sabemos cómo ocurrirá». El colega del médico, Lucas Paulino, también pidió más concienciación a una parte de la población.

El legado que dejó el médico

Para Lucas Paulino, el médico deja un legado para que la sociedad valore a los profesionales de la salud, especialmente a los que están en primera línea en la atención al paciente. «Creo que Lucas dejó un ejemplo, él como médico. En primer lugar hay que hablar de la importancia de los profesionales de la salud en este momento. Hacen honor al juramento que hicieron, dedicándose a salvar vidas y arriesgando la suya propia para salvar a otros. Lucas Augusto es un ejemplo«.

Para Gabriela, lo que queda es el legado de un gran médico, hermano, hijo, padre y marido, que apreciaba, por encima de todo, el bienestar de todos, especialmente de los pacientes, de los que le encantaba escuchar historias en su consulta.

«El legado de un gran hombre que fue. Por muy poco tiempo, por desgracia, pero era un gran médico, que atendía con mucho cariño. Se sentaba en el banco de la consulta para hablar con los pacientes. Le gustaba escuchar historias. Dio su tiempo. Lo hizo por amor, porque no había tiempo para ganar dinero. Le encantaba lo que hacía. Incluso escribió que «volvería a hacerlo todo», que realmente amaba todo lo que hacía. Lo que la gente en general recordará de él es esto: un hombre que creía en Dios. Para nosotros en la familia fue un excelente hermano, un excelente hijo, sólo nos dio alegría. Sólo alegrías», dijo.

lucas augusto murió de covid

Qué es el coronavirus

Los coronavirus son una gran familia de virus que causan infecciones respiratorias. El nuevo agente de coronavirus (COVID-19) fue descubierto en diciembre de 2019 en China. La enfermedad puede causar infecciones con síntomas inicialmente similares a los de un resfriado o una gripe leves, pero con riesgo de agravarse, pudiendo provocar la muerte.

¿Cómo se transmite COVID-19?

La transmisión del coronavirus suele producirse por el aire o por el contacto personal con secreciones contaminadas, como gotitas de saliva, estornudos, tos, flemas, contacto personal estrecho como tocarse o darse la mano, contacto con objetos o superficies contaminadas, seguido del contacto con la boca, la nariz o los ojos.

¿Cómo prevenirlo?

La recomendación es evitar las aglomeraciones, mantenerse alejado de quienes presenten síntomas de infección respiratoria, lavarse las manos con frecuencia, toser con el antebrazo delante de la boca y utilizar frecuentemente agua y jabón para lavarse las manos o alcohol en gel tras el contacto con superficies y personas. En casa, tenga más cuidado con el COVID-19.

¿Cuáles son los síntomas del coronavirus?

Consulta los principales síntomas de las personas infectadas con COVID-19:

Fiebre. Tos. Falta de aire y dificultad para respirar. Problemas gástricos. Diarrea.
En los casos graves, las víctimas presentan: Neumonía. Síndrome respiratorio agudo severo.
Insuficiencia renal. Los tipos de síntomas de COVID-19 aumentan cada semana a medida que los investigadores avanzan en la identificación del comportamiento del virus.

LEA TAMBIÉN:

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
cabello grueso mujr

‘Mi pelo es tan grueso y pesado que me da dolores de cabeza – tengo que seguir cortándolo’

alexander archbold

Un coleccionista de antigüedades busca a un indigente para compartir los beneficios de su hallazgo y ayudarle a cambiar su vida