La increíble historia de Harrison Okene te hará creer en los milagros

Harrison Okene

Todo empezó cuando un remolcador se disponía a remolcar un petrolero frente a la costa de Nigeria. Harrison Okene trabajaba como cocinero a bordo del Jascon 4 y disfrutaba de su vida en el mar. Ese día de 2013, el remolcador debía estabilizar el enorme petrolero en el Atlántico, a pocas millas de la costa de Nigeria.

La historia de Harrison Okene

Era un trabajo rutinario, pero el tiempo lo complicó todo. Los vientos de tormenta acosaban a la tripulación y hacían que la situación fuera extremadamente peligrosa. De repente, llegó una ola gigante que golpeó el remolcador y provocó que empezara a hundirse.

La situación se convirtió en una pesadilla en cuestión de segundos, y los 12 tripulantes del Jascon 4 se hundieron en las olas.

Al menos, eso fue lo que pensaron los guardacostas.

El barco se hundió rápidamente y se asentó a 30 metros de profundidad en el lecho marino.

El agua de mar se precipitó y los miembros de la tripulación no tenían ninguna posibilidad de sobrevivir.

Todos se ahogaron, excepto el chef del barco, Okene.

Cuando el barco zozobró, él se encontraba en un lugar que llegó a salvar su vida.

El chef se salvó por estar en el retrete

«Eran alrededor de las 5 de la mañana y yo estaba en el baño cuando el barco empezó a hundirse; la velocidad era muy, muy rápida», dijo Harrison Okene a AP.

Todo estaba muy oscuro, pero Okene consiguió salir del retrete y encontró una bolsa de aire en la oficina del maquinista.

Consiguió construir una pequeña plataforma para mantener la parte superior de su cuerpo por encima del agua y evitar así la hipotermia. Pero, aunque la bolsa de aire le diera una oportunidad de sobrevivir, no le mantendría vivo para siempre.

Harrison Okene no tenía ninguna posibilidad de salir del barco. Y si lograba salir, tendría que subir al menos 30 metros hasta la superficie, algo que Okene, por supuesto, no tenía posibilidad de saber. En su mundo podrían ser 50 o 100 metros hasta la superficie.

Es difícil imaginar la sensación de miedo y pánico que debió de invadir a Okene allí abajo, en la oscuridad. Sólo llevaba puestos los calzoncillos en la pequeña habitación fría, negra y ruidosa. Desde su lugar seguro, Okene podía oír cómo las criaturas marinas se comían a sus colegas muertos.

Okene se dio cuenta de que sólo podía hacer una cosa: Rezar por su vida

«Todo a mi alrededor era negro y ruidoso. Lloraba y pedía a Jesús que me salvara. Recé mucho. Tenía mucha hambre, sed y frío, y sólo rezaba para ver algún tipo de luz», cuenta Okene.

Increíblemente, sus oraciones fueron atendidas. Finalmente, tras dos días y medio en su pequeña bolsa de aire, Okene oyó ruidos fuera del casco. Un equipo de submarinistas sudafricanos bajó al barco para recoger los cuerpos del interior del naufragio, y cuando empezaron a inspeccionar las habitaciones, un buzo descubrió algo que le dejó helado.

Al principio, el buzo, Nico van Heerden, pensó que había encontrado a otro miembro de la tripulación muerto. Pero cuando vio a Okene, se dio cuenta rápidamente de que la mano se movía y el marinero estaba vivo. En cuanto se le pasó la sorpresa, el buzo recibió instrucciones para calmar a Okene dándole unas palmaditas en el hombro.

La cámara del buceador captó la reacción de sorpresa y el momento se produce en el minuto 50. Okene mostró una calma excepcional al ser descubierto y siguió las instrucciones del buzo, que le ayudó cuidadosamente a volver a la superficie.

«Sabía que cuando me dio agua me estaba observando [para ver] si soy realmente humano, porque tenía miedo», dijo Okene a la AP.

El increíble rescate del hombre

No fue una hazaña fácil. Cuando el hombre finalmente salió a flote, permaneció en una cámara hiperbárica durante varios días para evitar daños cerebrales. Su descubrimiento y rescate sólo puede llamarse «La gran evasión». Okene explicó más tarde que consiguió sobrevivir con una lata de Coca-Cola que tenía atrapada.

A pesar de unas circunstancias increíblemente angustiosas, Okene se recuperó y consiguió volver con su mujer, Akpovona. Según ella, su marido sufrió pesadillas meses después del incidente.

Cuando está durmiendo, tiene esa conmoción, se despierta por la noche diciendo: «Cariño, mira, la cama se está hundiendo, estamos en el mar»», dijo la señora Okene.

Después de su experiencia cercana a la muerte, Okene juró que nunca se acercaría al mar, pero luego cambió de opinión. Y es que esta historia, una vez más, podría salir del guion de una película de Steven Spielberg.

Años después de la misión de rescate, el buzo Nico van Heerden y Harrison Okene se hicieron muy amigos.

«Tengo un amigo para toda la vida. Una vez que has salvado la vida de alguien, compartes un vínculo con esa persona que muy poca gente entendería», dijo van Heerden a Netwerk en 2015.

En 2015, Okene superó su hidrofobia y tomó algunas clases de buceo. Como resultado, se convirtió en un buzo comercial certificado y Nico van Heerden le entregó a Okene su diploma.

«Estoy muy, muy contento de convertirme en buzo. Ha sido muy bonito. Me lo he pasado muy bien, ahora estoy capacitado para rescatar a otras personas», dijo Okene.

La mirada de Okene cuando lo encontraron es algo que recordaré siempre. Cuando aceptas la muerte en ese momento, ver la esperanza debe haber sido increíble.

LEA TAMBIÉN:

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
madonna posa en topples

Madonna, de 63 años, posa en topless y sus fans dicen que «no parece la misma persona»

miss mundo mexico gay 2022

Abraham Izaguirre se llevó la corona de Miss Mundo México 2022