Velvet Povemoro: la esposa que continúa con el legado de su marido durante el verano

Velvet es la esposa que continúa con el legado de su marido

Charlie Poveromo sabía que los trabajadores de la construcción y las personas con profesiones similares se esforzaban por mantenerse hidratados y frescos durante el verano. La mujer decidida a continuar con el legado de su marido se ocupó de ellos.

«Vino corriendo a la cocina, cogió un montón de vasos de plástico y nuestra gran jarra de agua y se aseguró de que todo el mundo tuviera toda la que quisiera», recuerda su esposa Velvet.

La nevera ya no estaba allí

Charlie y Velvet llevaban 37 años casados, pero Charlie falleció tristemente de un ataque al corazón tres meses antes de que llegara el verano, dijo Velvet a NorthJersey.com.

«En cuanto empezó a hacer calor, pensé: ‘Dios mío, las botellas de agua’.

A pesar de su dolor, se dirigió a la tienda para abastecerse de agua embotellada; decidida a honrar la tradición que había dejado su querido marido.

El legado de Charlie sigue vivo

El personal se dio cuenta del agua, pero al acercarse también vieron una nota que Velvet había dejado para ellos.

En ella explicaba su situación, dejando atrás las tarjetas de oración del servicio de Charlie.

«Por si no lo saben, mi marido, Charlie, falleció repentinamente a los 57 años el 10 de marzo. Haré todo lo posible por seguir suministrando agua embotellada», decía la nota.

Lo que hicieron los trabajadores tras leer la nota de Velvet fue completamente inesperado. Conscientes del dolor que debía sentir Velvet por seguir proporcionándoles agua helada, le hicieron saber lo agradecidos que estaban por la generosidad de Charlie y su mujer por estar decidida a continuar con el legado de su marido.

«… Oí el inconfundible sonido del camión de la basura que se acercaba y, cuando me giré para mirar, observé con asombro cómo cada hombre se bajaba del camión, el conductor se bajaba para unirse a ellos y, en línea recta, ¡¡¡se levantaban juntos y saludaban a nuestra casa y a mí!!! En ese mismo momento mis ojos se llenaron de lágrimas y mi cuerpo empezó a temblar mientras uno a uno se acercaba a mí, me cogía la mano, me abrazaba y me decía lo mucho que lo sentía y que nunca nadie le había mostrado tanto cariño y aprecio como mi marido, luego, lentamente, uno a uno, cogieron una o dos botellas de agua, volvieron a subir al camión y tocaron el claxon mientras se alejaban».

LEA TAMBIÉN:

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
un hombre sordo sorprendido cuando compro cafe

Un hombre sordo es sorprendido por una camarera mientras bebe café

Jackie Oelfke y nieta

Jackie Oelfke: la desgarradora historia que le contó su nieta motivó una jugosa donación