Una tatarabuela de 92 años, a la que le quedan pocas semanas, desafía los pronósticos para conocer a su tocayo

tatarabuela

Esta pareja tan especial, que lleva 75 años casada, lo sabe todo sobre la importancia de la familia.
La bisabuela de la pareja, Kayla Tracy, compartió su historia para mostrar cómo es el verdadero amor y la esperanza que ambos tenían ante la perspectiva de tener un nuevo bebé en brazos.

La tatarabuela desafía todos los pronósticos y puede conocer a su tocayo.

Una tatarabuela de 92 años desafía los pronósticos para conocer a su tocayo

Kayla dijo que su bisabuelo sirvió en la Segunda Guerra Mundial y que vive bajo el lema «Trabaja todos los días o te faltará uno».

«Este hombre es ciego y ha perdido el 90 por ciento de su audición, y todavía trabaja en una cortadora de troncos y alimenta a los peces de su estanque en su terreno de 85 acres», dijo Kayla.

La pareja crio a tres niños y ahora tiene siete bisnietos y 12 tataranietos.

«Setenta y cinco años. Setenta y cinco años es el tiempo que llevan casados estos dos tortolitos. En esos 75 años ha habido muchos sinsabores, pero también risas y buenos momentos. Son una pareja piadosa hasta la médula y siempre estaban en la iglesia todos los domingos», dijo Kayla.

Pero recientemente la familia recibió una noticia devastadora. A la bisabuela de Kayla, de 92 años, le dijeron que sólo le quedaban tres semanas de vida después de que su médico dijera que mostraba signos de insuficiencia renal.

Kayla dice que su hermana decidió dejar su trabajo para cuidar de ella.

Su hermana también estaba embarazada en ese momento. Cuidó a su bisabuela hasta que se puso de parto a las 36 semanas.

«Mi bisabuela le decía: ‘Sólo quiero vivir lo suficiente para ver a esa niña’. El día que llegó Magnolia Jean, mi bisabuela estaba muy emocionada. Sobre todo porque Magnolia se llama como ella, Jean Roper», dice Kayla.

En cuanto su hermana dio a luz, dijo que su bisabuela empezó a mostrar signos de recuperación. Preparaba las comidas y hacía las tareas de la casa; no podía esperar a tener a su nueva tataranieta en brazos.

Kayla dijo que su bisabuela siguió fortaleciéndose y que nueve semanas después de que le dieran el desgarrador diagnóstico, ella y su marido celebraron su 75º aniversario de boda, y Kayla estuvo allí para capturar imágenes de los dos en su finca de 85 acres.

tatarabuela1 300x218

«Hacer estas fotos es una de las muchas razones por las que me hice fotógrafa. Poder pausar estos momentos para mi familia y para ellos, significa todo para mí», dijo Kayla, que dirige su propio negocio de fotografía Kayla Tracy Photography.

«Disfruto fotografiándolos cada segundo que tengo. Me siento tan bendecida por haber podido capturar un amor tan verdadero. Un amor que sólo puedo esperar con mi marido. Quiero que todos vean estas fotos y sepan que el amor verdadero es real».

LEA TAMBIÉN

Tienen 100 y 102 años y se enamoraron en una residencia de ancianos

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
niña se suicida por acoso escolar

Una niña de 10 años se suicida era «menospreciada y acosada» en el colegio

jayline barbosa brandao

Niña de 9 años desbloquea el teléfono de su padre y salva a su familia de envenenamiento