Una niña nació con 150 fracturas pero 27 años después da a luz a un niño contra todo pronóstico

trisha y su rara enfermedad

Si se tiene una perseverancia férrea, nada puede detener los sueños y las ambiciones de una persona. Y ese es ciertamente el caso de Trisha de Idaho, debido a una rara enfermedad, sólo mide 86 centímetros, cuando nació la niña tenía 150 fracturas.

Los médicos habían dicho a la madre que el embarazo podía matar a su hijo y que si tenía miedo de perder la vida, debía prepararse para una vida sin hijos. Así escribe el Daily Mail.

Pero años después, sorprendió a todos.

La rara enfermedad de Trisha

Cada día nacen cientos de miles de niños. Es increíble cuando pensamos que somos completamente únicos, y que aunque nos parezcamos mucho, sólo hay un «yo» en el mundo.

La vida viene con muchos obstáculos y dificultades.

Se abre un nuevo mundo y con la ayuda y la orientación de los padres podemos avanzar en la vida. Cuanto más envejecemos, más se determina nuestra identidad, y cuando somos lo suficientemente mayores, podemos determinar nuestra vida como queramos.

Pero el comienzo de la vida de Trisha Taylor fue todo menos fácil. Trisha nació el 3 de agosto de 1989 con «osteogénesis imperfecta». Esto significa que puede romper fácilmente los huesos de su cuerpo.

La osteoporosis nunca se puede curar del todo, pero hay varios tratamientos que pueden aliviar los síntomas, escribe 1177.

Nace con fracturas en el cuerpo

A causa de esta enfermedad, Trisha nació con 150 huesos rotos en diferentes partes del cuerpo. Trisha tampoco era como la mayoría de los niños. Aparte de su rara enfermedad, también es muy baja, por lo que sólo mide 86 centímetros de adulto.

Pero todas estas cosas no fueron un obstáculo para ella. Trisha siempre vio la vida de forma positiva y le encantan los retos. Para evitar más lesiones, Trisha invirtió mucho en sí misma y se fortaleció. Sabía que quería ser más independiente y depender menos de los demás para poder entrar y salir de su silla de ruedas por sí misma.

«Nunca he conocido otra cosa, así que para mí es completamente normal estar en una silla de ruedas», dice.

«Crecí en un pequeño pueblo y tuve los mismos compañeros durante toda mi carrera escolar. Para ellos también era lo más normal del mundo. No crecí como un niño discapacitado excluido y nadie en mi escuela me veía como un inválido».

«Cuando nacía un nuevo bebé, se burlaban de mí de vez en cuando, pero mis compañeros me ayudaban».

Necesita ayuda para respirar

Debido a su rara condición, la respiración es muy difícil para Trisha. Esto significa que se ve obligada a llevar una máquina de oxígeno todo el tiempo, las 24 horas del día.

Pasaron los años y un día todo cambió. Conoció al amor de su vida, el camionero Michael. Su historia de amor floreció y la pareja decidió dar el gran paso y casarse. Poco después, pudieron empezar su vida soñada.

Sueños de niños

Tanto Michael como Trisha soñaban con ser padres algún día, pero debido a su enfermedad, ella sabía que esto sería difícil.

«Fue mi primer amor serio. Había salido con hombres antes, pero no se sentían cómodos con mi condición». Hicieron suposiciones sobre mí, que no podíamos casarnos o tener hijos. Pero Michael era diferente. Hablamos de tener hijos y dijo que no era tan importante».

En 2014, tras tres años de matrimonio, Trisha decidió dejar de usar anticonceptivos. Sintió que era el momento de tener hijos. Pero había algo más. Debido a su forma extrema de osteoporosis, los médicos le advirtieron de los peligros del embarazo.

Advertencia de los médicos

Los médicos le advirtieron de que el embarazo podía ser peligroso debido a la enorme presión de un feto en crecimiento en su vientre. Su enfermedad podría poner en riesgo tanto a ella como a su bebé, y podría provocar una hemorragia.

«Le dije que quería ejemplos concretos o lo que pasaría, no lo que podría pasar. Al final, me di cuenta de que no había ninguna garantía de que saliera mal, así que lo intentamos de todos modos».

«Quería ser madre y no me importaba que mi salud se resintiera. Era mi decisión y nadie iba a detenerme, incluido Michael».

Pérdidas graves en la salud

Después de un tiempo, Trisha empezó a sentirse mal. En mayo de 2014, una prueba de embarazo dio un resultado positivo. La feliz pareja comenzó a planificar su vida, aunque Michael estaba preocupado por la salud de ella.

Tres semanas después, sufrió un aborto. Y 11 meses después, sufrió otro aborto. Tras varios abortos, Trisha esperaba otro hijo. Pero en la semana 12 del embarazo, volvió a ocurrir lo mismo. Volvió a perder a su bebé.

«No sé si tuvo que ver con mi enfermedad. Los médicos nunca realizaron una prueba. Dijeron que si abortaba por tercera vez, investigarían más el asunto».

En agosto de 2016, esperaba otro hijo, y esta vez la pareja pidió un milagro. Cada quince días, Trisha tenía que someterse a una ecografía para controlar el estado del bebé.

Trisha había cambiado de médico y notó que su nuevo médico era mucho más positivo. Con los cuidados necesarios, la pareja acudió al hospital con la idea de que todo iría bien. Pasaron las semanas y la pareja volvió a planificar su nacimiento.

Mensaje de los médicos tras el parto

Debido a la enfermedad de Trisha, el parto natural no era una opción. A través de una cesárea, el querido hijo de Michaels y Trisha, Maven, pudo nacer, en marzo de 2016. Un niño feliz y sano fue acogido en sus vidas.

«Durante el embarazo nos preocupaba que Maven tuviera la misma enfermedad que yo, pero una ecografía en la semana 18 de embarazo mostró que crecía con normalidad. Cuando nació, los médicos confirmaron que no tenía ninguna enfermedad».

Como Maven no tiene la enfermedad de su madre, ya era más grande que su propia madre cuando tenía dos años. Hoy, Trisha está más orgullosa que nunca.

«Para mí, la altura no es tan importante», dice. «Es más, lo veo como una buena señal. Significa que está sano y crece bien. Michael mide 1,85 metros y, por supuesto, sabía que iba a ser grande».

LEA TAMBIÉN:

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
metro

Una mujer protagoniza un ‘exorcismo’ en el metro de la Ciudad de México

aerolinea

Una aerolínea le cobra a un niño autista una tarifa de transporte para su muñeco