Una niña de 6 años muere después de que los médicos dijeran que su estado «no era grave»

coco bradford

La trágica muerte de una niña de seis años tras un catálogo de «fallos básicos» en su atención ha dado lugar a «cambios radicales» en un hospital. Coco Bradford perdió la vida después de que los médicos y los consultores perdieran «varias oportunidades» de ayudarla, según se ha averiguado.

Por ejemplo, no pidieron muestras básicas de sangre y heces ni le ofrecieron un simple tratamiento de líquidos intravenosos para rehidratarla.

La niña, que tenía autismo, fue incluso «culpada» por el personal médico por no cooperar.

Coco Bradford murió luego de que médicos aseguraran que no tenía nada

Coco, de 6 años, murió el 31 de julio de 2017 por un fallo orgánico múltiple causado por una forma agresiva de síndrome urémico hemolítico (SUH), una rara enfermedad renal, como consecuencia de la bacteria e coli 0157.

Había sido trasladada al Bristol Children’s Hospital desde el Royal Cornwall Hospital de Truro, donde había pasado varios días.

Los padres Rachel y Luke Bradford llevaron a Coco al hospital el 24 de julio de 2017, ya que su hija había estado vomitando, tenía diarrea y habían visto sangre en sus heces.

Les enviaron a casa desde el servicio de urgencias después de que les dijeran que probablemente tenía gastroenteritis, pero el estado de Coco no mejoró, por lo que la devolvieron al hospital menos de un día después.

Las autoridades investigaron el deceso de la menor

En la investigación sobre la muerte de Coco se dijo que los médicos consideraban que su estado no era grave, a pesar de que la familia pedía que se hiciera más.

El estado de Coco Bradford siguió empeorando mientras permaneció en el Royal Cornwall Hospital durante tres días.

El 28 de julio la trasladaron al Bristol Children’s Hospital, pero desgraciadamente murió unos días después.

Su desconsolada madre, Rachel, dijo al juez de instrucción que el personal trató de encubrir «imperdonablemente» sus propios fallos culpando al autismo de su hija y alegando que era difícil de tratar.

En la investigación se dijo que los médicos y consultores perdieron varias oportunidades de detectar antes la enfermedad de Coco Bradford.

Además de los retrasos en la administración de fluidos y antibióticos y el retraso en el traslado a Bristol, los médicos no comprobaron su presión arterial y las enfermeras tardaron demasiado en enviar muestras de heces para su examen.

Rachel, que declaró en la vista que había luchado durante cuatro años para sacar a la luz la verdad y los fallos en torno a la muerte de su hija, dijo antes en la investigación que el personal del hospital había calificado a su hija de «poco colaboradora» y que esa era una de las razones por las que la atención era insuficiente.

coco bradford

La madre acusa de negligencia médica la muerte de Coco

Luchando contra las lágrimas, dijo que descubrieron que el personal médico tuvo «múltiples oportunidades de cambiar el curso del tratamiento de Coco que podrían haber salvado su vida».

Desde la primera visita al servicio de urgencias hasta su traslado a la UCI. Y añadió: «No se actuó en consecuencia. No aceptamos que el error humano sea un factor. Esto fue un fallo en el nivel más básico de atención».

«Había notas en las que se culpaba a Coco de no cooperar. Tenía un dolor terrible y se estaba muriendo delante de sus ojos».

A pesar de los «fallos básicos», el forense principal Andrew Cox dijo que Coco era un «rehén de la fortuna».

Dictaminó que no hubo negligencia médica en el cuidado de Coco ni relación causal entre su muerte y los fallos del Royal Cornwall Hospitals Trust.

El hospital reestructuró sus normas

Sin embargo, afirmó que desde la muerte de Coco se han realizado cambios radicales en el Royal Cornwall Hospital, como la duplicación del número de consultores pediátricos y un cambio en el equipo que organiza los traslados entre hospitales.

También hay ahora un traspaso «más estructurado y robusto» para los pacientes pediátricos, más enfermeras pediátricas y ejercicios de «simulación» para el personal médico.

El magistrado instructor dictaminó que la fundación disponía de 28 días para mostrar pruebas de las nuevas orientaciones a los médicos en casos similares.

«Quiero asegurarme de que no se trata de un asunto de boquilla», dijo.

El Sr. Cox dijo que el director médico del Royal Cornwall Hospital, el Dr. Allister Grant, había «aceptado que había habido cierta agitación en el departamento tras estos acontecimientos».

Añadió: «Eso ya se ha resuelto y estaba satisfecho de que el departamento de pediatría estuviera adecuadamente representado a nivel de grupo de atención y proporcionara un servicio seguro».

«Dijo que la muerte de Coco Bradford había sido un catalizador para las mejoras. Dijo que el equipo había hecho grandes progresos en la mejora del servicio».

coco

Representantes del hospital se pronunciaron frente al caso

Después de la investigación, el Dr. Grant dijo que la fundación aceptaba «totalmente» la conclusión. Y añadió: «Lamentamos profundamente los fallos en la atención que recibió Coco».

«Aunque el forense ha concluido, basándose en las pruebas de los expertos, que un tratamiento diferente no habría evitado la trágica muerte de Coco Bradford, esto no quita que hayamos defraudado a Coco y a su familia. Este es un asunto de profundo dolor para aquellos que cuidaron de Coco, como se reconoció durante la investigación».

«También lamentamos que la familia de Coco haya sufrido una angustia adicional por la creencia de que el mal estado de Coco se explicaba por una sepsis, en lugar de por una afección inflamatoria abrumadora llamada SHU (síndrome urémico hemolítico)».

«Tomamos nota de que el forense ha concluido, sobre la base de las pruebas presentadas durante la investigación, que Coco no tenía, de hecho, sepsis. La calidad y la seguridad de la atención recibida por todos y cada uno de los pacientes es nuestra máxima prioridad».

«Tras una investigación independiente sobre su muerte, se ha puesto en marcha un plan de acción detallado y ahora nos aseguraremos de revisar las conclusiones del forense con gran cuidado para identificar cualquier aprendizaje adicional que pueda mejorar la prestación de atención a los niños, incluidos los que tienen dificultades de aprendizaje».

LEA TAMBIÉN:

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
asesinato de dos mujeres

Investigan el asesinato de dos mujeres lesbianas en Ciudad Juárez, México

las cejas de una mujer

El trasplante de cejas de una mujer crece tanto que tiene que recortarlas y «peinarlas»