Una niña con una rara enfermedad tiene semanas de vida luego de que su familia vendiera su casa para el tratamiento

isla caton niña con cáncer

Una niña de siete años está pasando cada día como si fuera Navidad en su continua batalla contra el cáncer.

La madre de Isla Caton se comprometió a dar todo a su hija y a luchar por ella cada día después de que los médicos dijeran que podría no llegar a Navidad.

La enfermedad de la niña

A la valiente niña se le diagnosticó un neuroblastoma de alto riesgo cuando sólo tenía dos años y ha pasado la mayor parte de su vida recibiendo quimioterapia y operaciones.

Sólo 100 niños son diagnosticados con este raro y agresivo cáncer cada año. Los padres, Nikki y Michael, quedaron destrozados por el diagnóstico de Isla, informa Essex Live.

Pero Isla no dejó de sonreír durante todo el tiempo que duró su tratamiento en el hospital Great Ormond Street.

En un desgarrador vídeo de Facebook Live, Nikki contó entre lágrimas a sus seguidores la devastadora noticia.

«Si mi amor pudiera salvarla, viviría para siempre, porque ella lo es todo para mí», dijo. También, agregó, «Pero mientras ella está aquí, voy a asegurarme de que tenga lo mejor de todo».

La familia recolectó dinero para el tratamiento

En 2018, a Nikki y Michael les dijeron que a su hija le quedaban tres meses de vida y lanzaron una campaña de recaudación de fondos para conseguir el tratamiento que necesitaba.

Lucharon incansablemente para dar a Isla la mejor vida posible y vendieron sus posesiones para llevarla a Barcelona para que recibiera un tratamiento que le salvara la vida.

La familia pasó dos años en Barcelona para que Isla recibiera el tratamiento. Dos años más tarde, cuando se produjo la pandemia, volvieron a casa e incluso vendieron su propiedad para ayudar a cubrir las necesidades de su hija.

Ahora, la familia está aprovechando al máximo cada día después de que se les haya comunicado que a Isla sólo le quedan semanas de vida.

El nuevo reto de la familia

En un vídeo, Nikki contó que los médicos iban a suspender el tratamiento porque no podían hacer mucho más para combatir el neuroblastoma.

Dijo: «A Isla le hicieron una resonancia magnética y me llamaron. Entré en la sala y supe lo que iba a pasar. «Me dijeron que el cáncer se había extendido, lo que significa que a la niña la quimioterapia no estaba funcionando. Puede que no vea la Navidad».

LEA TAMBIÉN:

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
jovenes

Una madre agotada se acerca a un grupo de adolescentes que hace ruido en un hotel: encuentra una nota amable debajo de su puerta

metaverso agresion sexual

Metaverso: una mujer denuncia una agresión sexual virtual