Una mujer deja su trabajo para cuidar a un paciente con demencia que conoció mientras conducía un Uber

una mujer deja su trabajo por un hombre

Una madre de dos hijos decidió dejar su trabajo a tiempo completo por algo que ha conquistado el corazón de millones de personas. Quería cuidar a un anciano con demencia que había conocido mientras conducía para Uber. Además, Segi Tekletsion no se arrepiente en absoluto de su decisión, ya que dice que ha sido una experiencia que le ha cambiado la vida y le ha resultado gratificante.

Una mujer deja su trabajo bien remunerado para cuidar a un paciente

Hace 20 años, esta mujer de 52 años, conocida como Jenni, llegó a Estados Unidos desde Etiopía a Columbus (Ohio). Jenni, que era banquera senior de un banco de inversión, se ha volcado en estos generosos esfuerzos desde el principio.

Mientras trabajaba como banquera, conducía un Uber los viernes y sábados por la noche para recaudar fondos para un orfanato de Etiopía.

También lo veía como una oportunidad para conocer gente nueva y predicar el evangelio. En febrero de 2020, durante uno de esos viajes, conoció a Paul Webb, de 88 años.

Había reservado un Uber para visitar un restaurante pero, para su decepción, todo estaba cerrado debido a Covid-19. A pesar de ello, Jenni lo recogió y lo llevó a Verizon para que al menos le arreglaran el teléfono.

Al final del viaje, le dio al anciano su número de teléfono personal tras darse cuenta de que se sentía solo y necesitaba ayuda.

Al día siguiente, Webb llamó a la madre de dos hijos. «Fuimos a la tienda a comprarle leche», cuenta Jenni. «Después de eso, empecé a verlo más a menudo y construí una relación… Siento que es mi padre, y hacer esto me da satisfacción«.

Renunció a su trabajo

Entonces, hace 8 meses, decidió dejar su trabajo bien pagado y convertirse en cuidadora a tiempo completo de Webb en su casa de Winchester. Aunque está cobrando la mitad de su anterior sueldo, Jenni lo considera la mejor decisión de su vida. «Creo que éste es el comienzo del plan de Dios para mí», dijo la mujer de 52 años a The Epoch Times. «Todo lo que hago es por mi fuerte fe en Dios, y lo demuestro prácticamente».

Jenni, que actualmente estudia un doctorado en negocios, se convirtió en cuidadora a tiempo completo de Paul, a quien se le diagnosticó demencia en 2017 después de que se negara constantemente a ingresar en un centro de asistencia.

Aunque su marido no era consciente de su decisión, su hijo, su hija y sus amigos pensaron que estaba «loca» por dar ese paso. Pero para ella, es la decisión correcta.

«Paul me cogió de la mano y me dijo que no quería ir a la residencia asistida», dijo sobre la confirmación que necesita. Jenni también conectó con los hijos del anciano por teléfono en 2020, pero dice que fue muy difícil ganarse su confianza.

«Simplemente llevó tiempo, mucho más para mi hermana que para mí», dijo el hijo del hombre, Keith, de 66 años. «Mi esposa y yo habíamos rezado para que alguien entrara en la vida de mi padre. [Jenni] dijo que cuidaría de mi padre porque el Señor se lo había dicho».

LEA TAMBIÉN

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
isla canton

Isla Caton, de 7 años, fallece tras 5 años de lucha contra el cáncer que llevó a la familia a vender sus posesiones

encerrados en centro comercial

El «drama» de la pareja encerrada en un centro comercial tras quedarse dormida en el cine