Una mujer de 20 años demanda al médico de su mamá ya que permitió que ella naciera

mujer demanda a mpedico

Una mujer de 20 años está demandando al médico de cabecera de su madre, alegando que nunca debería haber nacido.

Una mujer de 20 años demanda al médico de su mamá ya que permitió que ella naciera

Evie Toombes ha decidido emprender acciones legales contra el médico de cabecera de su madre por «concepción errónea».

Evie Toombes, de Skegness (Lincolnshire), nació con espina bífida, una enfermedad en la que la columna vertebral y la médula espinal del bebé no se desarrollan en el útero, lo que provoca una brecha.

En noviembre de 2001 se le diagnosticó lipomielomeningocele (LMM), un raro defecto congénito que afecta a la columna vertebral del niño y se desarrolla en las primeras semanas de embarazo de la madre (entre la cuarta y la sexta). Todos los bebés con esta afección tienen «una médula espinal atascada en la masa grasa de la espalda».

Esto puede tirar de la médula espinal hacia abajo. La médula anclada puede provocar síntomas como dolor de espalda y piernas, debilidad y entumecimiento de las piernas, así como cambios en el control de la vejiga y los intestinos».

Tras su nacimiento, Evie tuvo que pasar varios días conectada a tubos durante 24 horas al día.

Su rara condición significaba que tenía un defecto neural en la columna vertebral que provoca una discapacidad permanente. A pesar de las dificultades, la joven creció y se convirtió en una inspiración no sólo para la comunidad de discapacitados, sino para la gente de todo el mundo.

Incluso tuvo la oportunidad de conocer al duque de Sussex y a su esposa Meghan Markle, en 2018, tras ganar el premio Inspiration Young Person en un evento benéfico, informa Mirror.

Cuando era adolescente, Evie comenzó una carrera en el salto de obstáculos e incluso compitió contra el jinete discapacitado. También tiene su propia página web, que trabaja en la Universidad de Nottingham y ayuda a educar a todo el mundo sobre las enfermedades invisibles. La joven describe su lema de vida como: «Encontrar un camino, no una excusa».

Emprende acciones legales contra el médico

Pero ahora ha decidido emprender acciones legales contra el médico de cabecera de su madre por «concepción errónea». Al parecer, la madre de Evie, de 50 años y aficionada a la hípica como su hija, fue a ver al Dr. Philip Mitchell a la consulta de Hawthorn en febrero de 2001 para discutir sus planes de tener su primer hijo.

«Se trataba de una decisión muy valiosa para formar una familia, porque ella misma había perdido a sus padres cuando era joven», declaró al tribunal la abogada de la joven, Susan Rodway.

Añadieron que la señora Caroline Toombes habría esperado a quedarse embarazada de un niño «normal y sano», que fuera una «persona genéticamente diferente» a Evie si hubiera sido consciente de la situación. «Se habían abstenido de mantener relaciones sexuales hasta después de recibir asesoramiento en esta consulta», continuó Rodway. La joven, que apareció en el programa de ITV Discapacidades ocultas: ¿Cuál es la verdad? culpa ahora al Dr. Mitchell de no haber aconsejado a su madre que tomara los suplementos necesarios antes de quedar embarazada.

Mientras tanto, el Dr. Mitchell ha negado estas afirmaciones insistiendo en que sí le dio a Caroline los consejos adecuados. Pero la jueza Rosalind Coe ha oído que Evie ha demandado al médico por «haber nacido en un estado dañado» y exige millones de libras en concepto de daños y perjuicios para cubrir el aumento del coste de su vida discapacitada. También se puso en conocimiento del tribunal el hecho de que los movimientos de Evie son cada vez más limitados y que podría necesitar una silla de ruedas a medida que crezca. El caso continúa.

LEA TAMBIÉN

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
murieron por carne de tortuga contaminada

Siete muertos por envenenamiento tras comer carne de tortuga en un banquete

padre se hace tatuaje del último dibujo de su hija muerta

Un padre desconsolado se tatúa el último dibujo de su pequeña hija como homenaje por su muerte