Una ‘mamá vengadora’ decidió hacer justicia por mano propia durante el juicio del asesinato de su hija

Marianne Bachmeier la mamá vengadora

El 6 de marzo de 1981, Marianne Bachmeier entró en el tribunal de Lübeck (Alemania). Entonces, de repente, sacó una pistola cargada de su bolso y disparó al agresor sexual Klaus Grabowski, de 35 años. El hombre fue acusado de secuestrar, violar y matar a la hija de Marianne, Anna Bachmeier, de 7 años.

Grabowski murió poco después en el suelo del tribunal tras ser alcanzado por siete balas disparadas por la ‘Mamá vengadora’.

La madre que vengó la muerte de su hija durante un juicio

La madre vengadora fue detenida inmediatamente, pero no mostró ningún signo de arrepentimiento.

Incluso después de 40 años, la «mamá vengadora» sigue viva en la mente de la gente. Y su sentencia sigue dividiendo a toda una nación.

La pérdida de un hijo es la peor tragedia y a menudo se describe como la peor experiencia que puede tener un padre.

El 5 de mayo de 1980, la vida de Marianne Bachmeier cambió para siempre. Marianne era una madre soltera que regentaba un bar en Lübeck, al norte de Alemania.

La vida de Marianne Bachmeier

Su propia juventud estuvo marcada por la infelicidad y diversos traumas.

Su padre era miembro de las Waffen-SS, una de las organizaciones nazis más terribles de Alemania.

Al crecer fue violada varias veces por diferentes hombres. Se quedó embarazada a los 16 años. Siendo adolescente, no pudo criar al niño por sí sola, por lo que decidió darlo en adopción.

A los 18 años volvió a quedarse embarazada y decidió dar al niño en adopción por segunda vez.

En 1973 Marianne da a luz a su tercera hija, Anna. Seguía siendo madre soltera, así que la crio sola. Según las fuentes, Anna era una niña «feliz y abierta», pero por desgracia ella y su familia pronto vivieron una horrible tragedia.

El secuestro de la pequeña Anna

En mayo de 1980, ella y su hija se pelearon. Anna, decidió faltar a la escuela y caminar hasta la casa de un amigo. Sin embargo, en el camino, fue secuestrada por Klaus Grabowski, un carnicero local de 35 años.

Grabowski atrapó a Anna en su casa durante horas violándola y luego estrangulándola hasta la muerte. Tras matarla, el asesino metió su cuerpo en una caja que escondió en la orilla de un canal.

Más tarde, el hombre volvió al lugar para enterrar a su víctima. Y, fue detenido esa misma noche en su pub favorito de Lübeck después de que su novia lo entregara a la policía.

En ese momento, Grabowski ya había sido condenado como delincuente sexual y había estado entre rejas por una agresión a dos niñas.

Durante su estancia en la cárcel, en 1976, se castró voluntariamente. Dos años más tarde, comenzó un tratamiento hormonal para revertir la castración química y poder tener una vida sexual con su novia.

La confesión del asesino de Anna

Grabowski confesó inmediatamente el asesinato de Anna, pero negó haber abusado sexualmente de ella. Durante el juicio incluso fue más allá y afirmó que fue Anna quien había intentado seducirle y chantajearle.

El hombre prácticamente culpó a su víctima de sus terribles acciones. Afirmó que sólo la mató porque ella quería chantajearlo. Según él, Anna le había amenazado y le había dicho que quería dinero, pues de lo contrario le diría a su madre que él la había tocado de forma inapropiada.

El tribunal no le creyó

Esta extraña y lamentable historia enloqueció a Marianne, la madre de Anna, llevándola a un estado de impotencia, ira y rabia. El 6 de marzo de 1981, el tercer día del juicio, Marianne decidió tomar cartas en el asunto.

De algún modo, se las arregló para entrar en la sala con una pistola, superando los controles de seguridad y a todos los guardias. Poco después de entrar, sacó la pistola del bolso, apuntó al asesino de su hija y vació todo el cargador. Siete de los ocho disparos se dispararon y Grabowski se desplomó inmediatamente. Murió en esa sala.

Inmediatamente después de disparar, Marianne dejó caer el arma, una Beretta M1934, y dijo:

«Mató a mi hija… Quería dispararle en la cara, pero le disparé por la espalda… Espero que esté muerto».

Según dos policías que estaban en el lugar de los hechos, después de abrir fuego Marianne también le llamó «cerdo».

El proceso judicial de la ‘mamá vengadora’

Marianne fue detenida inmediatamente y acusada inicialmente de asesinato. Durante su juicio en 1982, Marianne afirmó que disparó a Grabowski durante un estado de trance tras ver a su hija en la sala. Pero según los expertos que fueron testigos en el juicio, las acciones de Marianne requerían una práctica especial con el arma. Esto indica que la mujer había planeado y preparado todo por adelantado.

Además, la mamá vengadora fue analizada por los médicos, que le preguntaron si podía escribir algo para ellos como muestra de escritura. Marianne escribió: «Lo hice por ti, Anna». También añadió siete corazones a la muestra, que muchos interpretaron como un homenaje a cada año de la vida de su pequeña.

De ser condenada, Marianne habría recibido cadena perpetua. El acto de venganza de la mujer recibió mucha atención de los medios de comunicación, no sólo en Alemania sino en todo el mundo. Marianne recibió el apodo de «mamá vengadora» y muchos pensaron que debería haber sido absuelta.

Marianne Bachmeier mamá vengadora

El impacto de la ‘mamá vengadora’ en la sociedad

La afligida madre, que vengó la muerte de su hija, fue ampliamente elogiada y recibió muchos ánimos y comprensión, a pesar de sus acciones.

Al principio, los medios de comunicación pintaron a Marianne como una santa. Pero entonces los periodistas empezaron a indagar en su pasado. Los periódicos descubrieron que había dado en adopción a sus dos primeros hijos. El hecho de que pasara mucho tiempo en el pub en el que trabajaba era sólo uno de los detalles que empezaban a empañar su figura de madre cariñosa y dispuesta a hacer sacrificios.

En 1983 fue acusada de asesinato premeditado y posesión ilegal de un arma de fuego. Fue condenada a seis años de prisión, pero salió después de tres.

La sentencia que recibió dividió a la gente, como mostró una encuesta del Instituto Allensbach. Alrededor del 28% consideraba que la pena de seis años era justa, otro 27% la calificaba de excesiva y el 25% de demasiado leve.

Tras pasar sus años en prisión, Marianne emigró a Nigeria y se casó con un profesor alemán. En 1990 se divorció de él y se trasladó a Sicilia. Por desgracia, se le diagnosticó un cáncer de páncreas y regresó a Lübeck.

Los últimos años de vida de Marianne

Su venganza perdura en la memoria de muchos alemanes. A finales de los años 90, los periódicos seguían informando de lo sucedido. En 1994, 13 años después de sus acciones, concedió una rara entrevista radiofónica en Alemania.

«Creo que hay una gran diferencia si mato a un niño y luego tengo miedo de ir a la cárcel de por vida. Lo mismo ocurre con la forma en que me coloco detrás de una niña y la estrangulo, que se desprende literalmente de su declaración: ‘Sentí que algo salía de su nariz, estaba obsesionada, luego no pude soportar más la visión de su cuerpo'», dijo la mujer.

En una entrevista concedida al canal de televisión Das Erste en 1995, Marianne confesó haber disparado a Grabowski después de pensarlo bien y para evitar que difundiera más mentiras sobre Anna.

Marianne murió en el hospital de Lübeck el 17 de septiembre de 1996. Le hubiera gustado morir en su antigua casa de Sicilia, pero nunca llegó a hacerlo. Fue enterrada junto a su querida hija en un cementerio de la ciudad.

El destino de Marianne, la ‘mamá vengadora’ y su caso de justicia siguen siendo objeto de debate. Una gran parte de la población la defendió y consideró que era un castigo justo para un agresor sexual y asesino que ya había sido condenada varias veces por abuso de menores. Sin embargo, otros pensaron que se equivocaba al tomarse la justicia por su mano.

LEA TAMBIÉN:

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
cementerio ohio

Un cementerio atrapa a los ladrones de tumbas en el acto, tienen una lección de vida

perro bulldog y caballo policía amigos durante protestas

Un perro y un policía caballo se hacen amigos en medio de unas protestas