Una madre sobrevive a un accidente de tráfico y da a luz en el asiento trasero de un coche

bebe nace en el asiento de atras de un coche

Tessie Heeter sufrió un horrible accidente de tráfico el 24 de agosto de 2018, junto a su marido y su hijo de cuatro años, cuando un coche a gran velocidad chocó contra su vehículo.

Una madre sobrevive a un accidente de tráfico y da a luz en el asiento trasero de un coche

Tessie Heeter, de 31 años, se encontró con un horrible accidente de tráfico el 24 de agosto de 2018, junto con su marido de 32 años, Jon, y su hijo de cuatro años, Hart, cuando un coche a gran velocidad embistió su vehículo. La residente de Fort Collins, que en ese momento estaba embarazada de 33 semanas, quedó con la pelvis fracturada, costillas rotas y una amnesia que le impidió reconocer a su marido y a su hijo. Al parecer, ni siquiera recordaba que estaba embarazada de siete meses y medio cuando ocurrió el accidente.

«Recuerdo estar sentada en el suelo con mi hijo en el regazo, pero no sabía quién era», recuerda Heeter, según Daily Mail. «Mi marido gritaba, pero yo no sabía quién era ni por qué tenía tanto dolor. En la ambulancia me preguntaron mi nombre, el año y en qué estado me encontraba, pero no pude responder. Me dijeron que estaba embarazada y respondí: ‘No, ojalá lo estuviera'». Afortunadamente, recuperó la memoria dos horas después de ser trasladada al hospital y pronto recibió el alta. Jon tuvo que permanecer en el hospital otros tres días.

Dos días después del terrible accidente, acababa de visitar a su marido cuando empezó a tener contracciones. Fue entonces cuando el hermano de Heeter, Logan Herbert, de 34 años, la llevó rápidamente al hospital. Sin embargo, Heeter acabó dando a luz a la pequeña Nell en el asiento trasero del coche. «Fue muy intenso. Personalmente nunca he querido un parto natural, no era algo para lo que me hubiera preparado. Estaba gritando», dijo la madre. Pero Heeter se quedó sorprendida al ver que su bebé prematuro nacía milagrosamente, aunque estaba dentro de una bolsa amniótica intacta.

Esta situación extremadamente rara se denomina parto en caul, que se produce en menos de uno de cada 80.000 partos. Heeter relata el tenso momento: «Recuerdo que me senté abajo y me quité los interiores y sentí que asomaba un globo de agua desinflado. En la siguiente contracción la cogí, todavía estaba en la bolsa amniótica. No sé si fue por instinto, pero sentí que tenía que sacarla y rompí el saco». El saco amniótico que contiene el líquido suele romperse cuando una mujer se pone de parto, pero no ocurrió lo mismo con la pequeña Nell. Como es lógico, su madre se quedó preocupada por su bebé. «Sólo pesaba dos kilos y tenía los ojos muy abiertos. Puse mi boca sobre su nariz y su boca. Seguía sin llorar. La metí debajo de mi camiseta y se enganchó».

LEA TAMBIÉN

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
una mujer muere

Los gritos de un bebé conducen a los cuerpos de una madre y su hijo de 9 años, asesinados a puñaladas por su ex novio

Erika thompson tiktoker

Una mujer crea un gran revuelo tras desalojar sin miedo un enjambre de abejas con sus propias manos