Una madre de 27 años mató a sus dos hijas y se quitó la vida por temor a que vivieran en un «mundo corrupto»

tiffany stevens

Una madre de Bolton se suicidó junto a sus dos hijas con una sobredosis de drogas temiendo que vivieran en un «mundo corrupto», según se desprende de una investigación. Tiffany Stevens fue encontrada muerta junto a Darcey Stevens, de un año, y Casey-Lea Taylor, de tres, en su casa de Little Lever en 2019. Las tres fueron descubiertas rodeadas de jeringuillas desechadas y paquetes de pastillas vacíos.

Una madre se suicidó con a sus hijos

Las alarmas comenzaron a sonar cuando nadie pudo contactar con Tiffany durante una semana. Su hermano y su ex pareja, preocupados, visitaron su casa adosada en Arthur Street el 21 de enero.

Al llamar a la puerta y no obtener respuesta, decidieron entrar por la puerta trasera. Lo que descubrieron dentro fue una escena inquietante.

La familia encontró los cuerpos de las tres

Tiffany estaba tumbada en un colchón en el suelo del salón. A su lado, bajo un edredón, estaba el cuerpo de la pequeña Casey-Lea. Junto a ellas había tazas que contenían un líquido verde brillante. También había un paquete vacío de analgésicos, una piruleta derretida, jeringuillas y una botella de zumo de naranja.

En la esquina de la habitación, Darcey, de un año de edad, estaba sentada sin vida en su cochecito con la cubierta de la lluvia bajada.

Trágicamente, todos estaban muertos. Una nota escalofriante descubierta más tarde en el iPhone de Tiffany decía: «He elegido matarnos por el bien de mis hijos«.

La joven madre sufría desequilibrios mentales desde niña

En la investigación realizada en el Tribunal Forense de Bolton se supo que Tiffany Stevens había luchado contra los pensamientos suicidas y la paranoia durante varios años. Con una educación «difícil y desafiante», se trasladó a un hogar de acogida cuando tenía sólo 11 años de edad. Durante este tiempo, desarrolló una desconfianza en las autoridades.

A los 18 años, pasaba la mayor parte del tiempo buscando en Google teorías conspirativas, lo que agravó su estado paranoico.

Otras notas en su teléfono revelaron que pensaba que el mundo estaba «corrupto». Tenía un historial de autolesiones e incluso hizo un «pacto de suicidio» con una amiga pocas semanas antes de su muerte.

La pareja acordó acabar con su vida en un hotel.

La policía dijo que Tiffany visitó un Travelodge en Bolton el 9 de diciembre con Darcey y Casey-Lea. Pero cuando su amiga vio a los niños, se retiró inmediatamente del pacto ya que eso «no había sido parte del acuerdo».

La abuela narró su experiencia con Tiffany

En declaraciones al tribunal, la abuela de Tiffany, Bobby-Jo Stevens, dijo: «Pasó mucho tiempo investigando sobre las cosas malas y las personas corruptas de la vida, la policía y los servicios sociales.

«Me preguntó si podía coser micrófonos en el vestido de Casey-Lea para que pudiera escuchar lo que los profesores le decían en la guardería».

«Dijo que quería reunirnos a mí y a los otros niños, matarnos a todos y quitarse la vida. Eso fue hace unos años».

«Estaba muy, muy paranoica. Pensaba que el mundo era corrupto y malo y, por mucho que se intentara razonar con ella, era un mundo malo. Estaba mal, por eso lo hizo. Eso es todo lo que puedo decir. No estaba en sus cabales«.

El informe médico reveló las causas de muerte

Un informe patológico determinó que Darcey y Casey-Lea murieron por toxicidad de drogas. Durante un análisis post-mortem, el patólogo forense Phillip Lumb dijo que Darcey fue encontrada con el cerebro inflamado y con neumonía en los pulmones. También había consumido una concentración muy alta de un fármaco analgésico.

Se cree que la niña de un año consumió la droga a través de la bebida. Debido al «alcance fatal» de la dosis, se dictaminó como causa de su muerte.

Un examen reveló que Casey-Lea tenía tres marcas de pinchazos de aguja en el abdomen. Su cerebro también se había hinchado y tenía una sustancia arenosa en el estómago, lo que indicaba que había consumido pastillas. En su organismo, los médicos encontraron un nivel muy alto de dos drogas distintas.

Se detectó otra sustancia junto con analgésicos utilizados por la abuela de Tiffany. Se cree que Tiffany los obtuvo en su casa. La combinación de drogas provocó que su respiración se ralentizara y finalmente detuvo su corazón.

En la autopsia de Tiffany Stevens se encontraron cuatro marcas de pinchazos de aguja en su abdomen. Los resultados mostraron que tenía una alta concentración de un fármaco analgésico en su sistema. El profesor Lumb dijo que la dosis por sí sola podría haber causado su muerte. También se encontró una mezcla de otras sustancias en su torrente sanguíneo.

La policía dijo que es probable que Darcey muriera primero, seguida de Casey-Lea y luego de Tiffany.

La investigación policial determinó que actuó sola

Hablando en la investigación, el detective inspector Thorpe dijo: «Estoy convencido de que Tiffany administró niveles fatales de drogas a Casey-Lea, Darcey y a ella misma.

«Se examinaron jeringas y frascos y el único ADN encontrado fue el de Tiffany. No había evidencia de la participación de terceros».

Se cree que las tres murieron una semana antes de ser encontradas. Tras el descubrimiento se inició una investigación por asesinato.

Bobby-Jo se puso a llorar mientras se leían las pruebas en el tribunal, y pidió al profesor Lumb: «¿Puede decirme que no sufrieron, por favor?».

Le dijo que lo más probable es que los niños se hubieran dormido sin sentir ningún dolor. En la investigación se ha dicho que Tiffany fue remitida a los servicios de salud mental al menos ocho veces, pero que no respondió en cada ocasión.

La salud mental de Tiffany Stevens

La joven madre tenía un historial de problemas de salud mental que incluía depresión, ansiedad y depresión postnatal. Anteriormente se le habían recetado antidepresivos.

El Dr. Adrian West, psicólogo clínico, declaró que Tiffany Stevens «no tuvo un buen comienzo en la vida», ya que estuvo expuesta a la tragedia desde una edad temprana.

El tribunal escuchó cómo su padre murió de una sobredosis de drogas cuando ella tenía sólo cinco años. Tiffany visitó a los médicos después de sufrir una sobredosis en su adolescencia, lo que hizo temer que pudiera padecer un trastorno bipolar.

Sin embargo, una evaluación realizada por un psiquiatra determinó que no era el caso, y consideró que mostraba rasgos de trastorno emocional inestable.

Su ex pareja, Liam Taylor, padre de Casey-Lea, dijo al tribunal que Tiffany «cambió» tras quedarse embarazada de su hijo. Temía que la juzgaran por el tiempo que había pasado en centros de acogida, pero quería demostrar que era una «madre brillante».

El Sr. Taylor dijo que Tiffany se volvió extremadamente paranoica con respecto al contacto con los servicios sociales. Se produjo después de que se colocó en un plan de protección infantil tras el nacimiento de Casey-Lea en 2015.

El tribunal escuchó cómo cuando Tiffany estaba embarazada, había preocupaciones sobre las condiciones del hogar en la casa de su madre, donde estaba viviendo en ese momento.

Sin embargo, no se consideró que estas preocupaciones tuvieran un impacto en la capacidad de Tiffany para satisfacer las necesidades de Casey-Lea.

Los problemas de la nueva madre

Los problemas empeoraron cuando Tiffany se mudó a su casa de la calle Arthur y comenzó a distanciarse de los trabajadores sociales. Su familia dice que empezó a tener miedo de que le quitaran a sus hijas.

El tribunal escuchó cómo amenazó con suicidarse y matar a sus hijos si «los servicios sociales y la policía visitaban el domicilio». Un portavoz del Consejo de Bolton dijo que se están revisando los servicios pertinentes a la luz de las trágicas muertes.

Casey-Lea y Darcey son ahora objeto de una revisión de casos graves para salvaguardar y promover la seguridad de los niños.

La madre planeó el suicidio

El asistente del juez de instrucción de Manchester West, Peter Sigee, fue informado de cómo Tiffany realizó numerosas búsquedas de métodos de suicidio en Internet.

Varias notas escritas en su iPhone revelaron que ella creía que iría a una quinta dimensión después de la muerte y se reencarnaría. Una nota decía: «Si muero y dejo a mis hijos, acabarán en un centro de acogida».

Otra nota, referida a los analgésicos tomados en la dirección de su abuela, decía: «La verdad es que robé los medicamentos para matarnos».

En una nota escrita el 9 de diciembre de 2018, Tiffany agregó: «Se siente inútil tratar de explicar la vida que podría haber estado viviendo si no fuera por la situación en la que me pusieron.

«Nadie me creería de todos modos. Todo el mundo siempre asumió que yo era un don nadie».

El Dr. Adrian West dijo al tribunal que creía que Tiffany podía haber sentido un elemento de carga o vergüenza por su pasado. Al testificar, no creyó que ella sufriera de psicosis en el momento de las muertes. Al concluir la investigación, el asistente del forense Peter Sigee dictaminó que Casey-Lea y Darcey fueron asesinadas ilegalmente. Concluyó que Tiffany Stevens murió por suicidio.

LEA TAMBIÉN:

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
toutuber pide dinero

Una youtuber le pide dinero a sus seguidores para pagar la renta de su apartamento

demi lovato

Demi Lovato da una serenata a un fantasma traumatizado por el sexismo: «La ovación más wow que he tenido»