Una joven se casa de mentira para que su padre con cáncer pueda asistir a su boda

creó una boda de mentiras

Cuando Megan Roy se enteró de que su padre se estaba muriendo de cáncer y sólo le quedaban unas semanas de vida, tomó una decisión drástica. La joven, sabía que su padre no podría asistir a su boda. Así que, para tener fotografías de ese día, creó una boda de mentiras para ella pero sobre todo para su padre.

Una joven hace una boda de mentira para que su padre asista

Para Megan Roy, la batalla de su padre contra el cáncer ha sido un momento difícil. En febrero de 2017, recibió la noticia que nadie quiere tener. Su padre no había estado bien durante un tiempo, pero pensaron que la culpa era de la alergia.

Pero tras unas pruebas llegó el veredicto: tenía cáncer.

La noticia conmocionó a la familia, que no sabía qué hacer, aparte de estar a su lado en los momentos difíciles.

Tiempo después, Megan descubrió que su padre sospechaba de la situación desde hacía tiempo.

«El médico le encontró un bulto en la garganta y decidió que necesitaba una biopsia. Lo hizo sin decírselo a nadie porque no quería que nos preocupáramos por él. A partir de los resultados, descubrió que tenía cáncer y que necesitaba ver a un oncólogo para hacerse exploraciones y decidir un plan de tratamiento de inmediato», dijo su hija a Love What Matters.

Los tratamientos severos del padre

Tras los exámenes, el médico descubrió que papá tenía un cáncer de piel en fase 3. Fue necesaria una operación y, unos días después del anuncio, los médicos le extirparon todo lo posible.

También tuvo que someterse a tratamientos de radioterapia para aumentar las posibilidades de que el cáncer desapareciera.

«Tuvo que someterse a dos meses de radio y fármacos citotóxicos. Además, la quimioterapia lo debilitó y cansó. La radio le quemaba la garganta, lo que le dificultaba comer y tragar. Poco después de los tratamientos, se le puso un goteo intravenoso para que pudiera recibir los nutrientes necesarios. Fue difícil verle sufrir, pero se mantuvo positivo y afrontó todo con una sonrisa a pesar de las circunstancias», dijo su hija.

Los médicos también fueron positivos y creyeron que el hombre se recuperaría. Verle luchar fue duro para toda la familia, pero querían ser tan positivos como él.

«Después de unos meses de tratamiento muy duro, le declararon sano y lo celebramos. La vida volvió a la normalidad. Mamá y papá empezaron a ir a conciertos de nuevo, a viajar un poco y a divertirse juntos todo lo posible, porque papá se sentía fuerte y sano. Ya no había nada de qué preocuparse y todos estábamos muy contentos por ello. Empezamos a apreciarnos más y nos dimos cuenta de lo rápido que puede cambiar la vida. Y sí cambió. Otra vez».

El cáncer volvió

En 2018, un nuevo mensaje de pesadilla después de todo lo que ya había pasado. «El 23 de marzo de 2018 mi madre se presentó en mi puerta de forma inesperada y pude leerlo en su cara. Algo estaba mal. «El cáncer de papá ha vuelto. Ahora está en su colon».

«Creo que ni siquiera he procesado lo que ha dicho. Recuerdo que lloré porque algo iba mal, pero creo que no entendí sus palabras. Al cabo de unos minutos, una vez pasado el susto, volvió a explicarlo. ‘El cáncer ha vuelto y las cosas no están bien’. Sabía que esta vez sería diferente».

Todos estaban desesperados. El cáncer había vuelto y, por desgracia, era más agresivo que antes. Había descendido a su colon, pulmones e hígado.

«Los médicos le dieron entre ocho y doce meses de vida, incluso con los tratamientos. Han pasado tres años desde que nos sentamos por primera vez en la silla del médico y todavía no sé cómo procesarlo todo. Hemos pasado de verle feliz y sano hace unos días a que nos digan que quizá no llegue al año que viene. Recibir una noticia así es como no poder despertar de una pesadilla».

Creían que los médicos darían el visto bueno para iniciar un nuevo plan de tratamiento, pero por desgracia era demasiado tarde.

Mensaje de los médicos

El cáncer se había extendido demasiado. No había nada que pudieran hacer.

«Nuestros corazones se dividieron en dos. Papá vino a vernos y pasó unos días en casa. Le quedaba muy poco tiempo de vida y no quería desperdiciarlo. Pasamos los días jugando al golf, comprando flores y baños para pájaros (a petición suya), escuchando música y planeando eventos como conciertos, fotos familiares y partidos de baloncesto. Pensábamos en el presente y en ir día a día».

Megan, sin embargo, se puso a pensar. Su padre no estaría presente en los principales acontecimientos de su vida futura.

En ese momento estaba soltera y no tenía hijos, pero su sueño era el contrario. Hacía tiempo que quería casarse y tener hijos. Pero, por desgracia, su padre nunca pudo ver que estas cosas se hicieran realidad.

La boda de mentira que tendrían de recuerdo familiar

Megan estaba soltera, pero preparó una boda de todos modos. No iba a dar el sí a un hombre, sino que simplemente haría que su padre la llevara al altar. La joven deseaba tener un gran recuerdo junto a su padre y por eso creó una boda de mentiras.

«Lo hicimos. Le compré un vestido, le corté el pelo a papá, le ayudé a elegir cómo vestirse. Y, junto con nuestra familia y todos los que nos ayudaron, creamos nuestra propia «boda falsa». Nos conocimos allí, pasamos juntos por el pasillo, bailamos al son de la canción que siempre quise bailar con él y lloramos y nos reímos mucho», relató la hija.

«Obviamente, no era lo que yo imaginaba para mi boda, pero dedicamos ese día a nosotros y a nuestra relación. Estábamos de pie en un círculo con toda la familia tomada de la mano, rezando por un milagro y para tener más tiempo juntos. Mientras bailábamos, recé a Dios por él. Para mi papá con canas, buen corazón y mucha simpatía. Quería quedarme en ese momento para siempre. No me importaba nada más. Tuvimos la suerte de que todo fuera perfecto».

Megan creó una boda de mentiras por todo lo alto, contrató a un creador de vídeos profesional para que estuviera con ellos todo el día. Unas semanas después del suceso, la chica quiso mostrar el resultado a su padre, que estaba en el hospital.

Si bien la mujer creó una boda de mentiras, en el vídeo, se mostraba ese día lleno de alegría, lágrimas y amor, conmovió a ambos.

«Se nos estaba acabando el tiempo y lo sabíamos. No estábamos dispuestos a dejarle marchar, pero nos dijo que, aunque era algo triste, estaba contento con todo lo que había hecho. Había vivido su vida como quería. Y aunque nos hubiera gustado estar más tiempo juntos, estábamos tranquilos porque sabíamos que ya no estaría enfermo y que estaría en el cielo.»

Poco después, la familia tuvo que darle el último adiós.

«No des por sentada la vida. Baila con tu padre. Llama a tu madre. Diviértete y no te tomes las cosas demasiado en serio. La vida está llena de altibajos, debemos reírnos y vivir la vida mientras podamos».

LEA TAMBIÉN:

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
isabel castro

Prohíben a una madre de tres hijos entrar en el colegio por llevar un top escotado

pinzones

En Estados Unidos, un hombre intenta ingresar ilegalmente 35 pinzones