Un niño de 6 años gritó «nadie me quiere» antes de ser presuntamente torturado hasta la muerte por la novia de su padre

Arthur Labinjo-Hughes

Momentos antes de su trágica muerte el año pasado, Arthur Labinjo-Hughes gritaba: «Nadie me quiere… Nadie me va a alimentar». La situación del niño de seis años no se reveló hasta hace poco, cuando ya era demasiado tarde. El angustioso audio del pequeño se reprodujo durante el juicio de su padre, Thomas Hughes, y su pareja, Emma Tustin, que ahora se enfrentan a cargos de asesinato, además de otros de crueldad infantil.

Aunque la pareja ha negado haber matado al niño, el jurado reveló que Arthur Labinjo-Hughes murió de una lesión cerebral el 17 de junio de 2020, después de colapsar en la casa de Tustin en Solihull, West Midlands, mientras estaban solos.

El juicio contra el padre y su novio

El Tribunal de la Corona de Coventry escuchó la desgarradora «campaña de crueldad» a la que fue sometido Arthur en los meses que le llevaron a su prematura muerte. Se alega que Hughes, de 29 años, y Tustin, de 32, alimentaron al niño a la fuerza con comidas saladas, lo mantuvieron aislado en casa, lo hicieron pasar hambre y lo deshidrataron.

Arthur también fue sometido a palizas rutinarias.

En el momento de su muerte, Tustin afirmó que la lesión en la cabeza de Arthur fue autoinfligida y que la sufrió posiblemente al tirarse por la escalera del pasillo, un lugar en el que tenía que pasar «de 12 a 14 horas al día» como parte del sorprendente régimen de comportamiento de la pareja, informa la BBC.

Las grabaciones de Tustin son claves para el juicio

Tustin ha aceptado grabar más de 200 audios cada vez que Arthur era castigado. Dijo al tribunal que las cintas de audio eran una forma de mostrar a su pareja cómo se había comportado su hijo.

Ahora se han hecho públicos dos de estos desgarradores archivos de audio. En uno de ellos se escucha al niño decir «nadie me quiere» y repetir la frase cuatro veces en un lapso de 23 segundos. En el segundo clip, de 44 segundos, grita «nadie me va a dar de comer» siete veces. La cámara interna de CCTV también captó la frágil estatura de Arthur en un vídeo que se grabó horas antes de que se desplomara.

260762515 1598143677189610 400967735654585757 n

La grabación, que también ha sido difundida por la policía de West Midlands, muestra al niño de seis años luchando incluso por recoger y guardar su almohada y su manta tras despertarse sobre las 8:36 de la mañana. Y lo que es peor, el niño ni siquiera tenía su propia cama y dormía en el suelo del salón sin colchón. Está claro que sufrió mucho incluso hacia el final, pero Hughes y Tustin siguen manteniendo que ellos no le causaron la muerte, a pesar de que se ha revelado que Arthur Labinjo-Hughes tenía 130 heridas por todo el cuerpo, tanto recientes como antiguas.

La familia exige justicia por la muerte del menor

El tío del niño, Blake Hughes, declaró ante el tribunal el mes pasado que el pequeño rompió a llorar tras contarle cómo Tustin le empujó contra una pared y le tachó de feo. «Dijo que su madre no le quería y que le había abandonado. Entonces empezó a romper a llorar. Siguió diciendo que nadie le quería», compartió Blake.

El avance del juicio

La fiscalía alegó que fue Tustin quien le propinó la agresión mortal, lo que provocó el fallecimiento del niño. Según el Independent, su cabeza fue golpeada «repetidamente contra una superficie dura», lo que finalmente provocó su muerte. El padre del niño es igualmente responsable de ello, ya que se le acusa de haber colaborado en el asesinato.

Recientemente admitió haber utilizado «puntos de presión en el cuello de Arthur para disciplinarlo» después de haber visto en Internet vídeos de brutalidad policial. Hughes se enfrenta ahora a tres cargos de crueldad infantil, pero ha negado haber actuado mal. En cuanto a Tustin, había admitido un cargo de crueldad infantil, pero sigue negando otros dos cargos similares, además de negar el asesinato.

El fiscal Jonas Hankin alegó que la pareja causó al niño «un daño y un sufrimiento significativos» al abusar de él física y verbalmente de forma rutinaria. «Ninguno puede empezar a justificar lo que le hicieron. Arthur era un niño indefenso que dependía totalmente de ellos para su bienestar. Arthur se convirtió en un objetivo de burla, abuso y crueldad sistemática diseñada para causarle un sufrimiento físico y mental significativo por razones que son insondables», añadió Hankin. El juicio continúa.

LEA TAMBIÉN:

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
prohiben grado color de pelo

Una estudiante denunció que le iban a prohibir graduarse por tener su cabello pintado de azul

futbolista regala vivienda

El futbolista argentino Hernán Barcos, le regala una vivienda a la niñera de sus hijos porque vive en una casa de madera