Un hombre fue expulsado de un avión por llevar una tanga en su rostro como tapabocas

varados ámsterdan

Un hombre se rehusó a utilizar tapabocas en un avión argumentando que el Covid es un «teatro» y prefirió usar una tanga.

Un hombre fue expulsado de un avión por llevar una tanga en su rostro como tapabocas

El hombre en cuestión es Adam Jenne que viajaba en un vuelo de United Airlines destino Washington DC. y tuvo una discusión con la tripulación por la tanga roja que llevaba en su rostro en vez de un tapabocas.

«Esperemos que Spirit Airlines tenga más sentido del humor», señaló el hombre, que afirmó que volvería hacerlo.

El hombre le dijo a NBC 2 News: «La Covid no sabe que estamos a una altitud de crucero. Es una estupidez. Todo esto es un teatro»

Y continuó quejándose del uso obligatorio de la mascarilla: «Es todo un sinsentido» También argumentó que en cada vuelo que viaja el personal reacciona «de forma diferente».

El encargado de la aerolínea habló con The Post: «El cliente claramente no estaba cumpliendo con el mandato federal del tapabocas y apreciamos que nuestro equipo abordase el tema en tierra antes del despegue, evitando cualquier posible interrupción en el aire».

Sin embargo, el hombre aseguró que lo volvería hacer: «Esperemos que Spirit Airlines tenga más sentido del humor».

El tapabocas como obligación por el Covid

Varios países han vuelto ha retomar medidas como el uso del tapabocas por la nueva cepa que ha aumentado cientos de contagiados y fallecidos que registran las naciones del mundo.

El uso obligatorio del tapabocas en recintos cerrados como los aviones, ha provocado varios altercados entre los pasajeros que se rehúsan a utilizarlo como medida de protección y contención del virus.

Los gobiernos del mundo exhortan a sus ciudadanos a vacunarse.

LEA TAMBIÉN

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
varados ámsterdan

Una pareja vacunada paga 900 libras para volver a casa después de que easyJet le niegue el embarque

figura crucificada de cristo

Conmoción luego de que una mujer descubriera «la figura crucificada de Cristo» en su mandarina