Un gato perdido aparece tres meses después: un microchip lo localiza

Un gato negro fue encontrado

Un gato negro llevaba más de tres meses perdido. Sus dueños decidieron implantarle un microchip por el cuál fue encontrado varios días después.

Un gato perdido aparece tres meses después: un microchip lo localiza

En Fort Plain (Estados Unidos) Dex, un gato negro, transitaba por las calles sin saber a donde ir.

De repente, fue encontrado por un hombre que decidió llevarlo a un refugio de animales.

«Este es Dex, un gato de Williamsport, PA que de alguna manera encontró su camino a Fort Plain, NY y estuvo deambulando por un barrio durante unos días», escribe el refugio en una publicación de Facebook.

Cuando el animal llegó al lugar recibió atención. Pero descubrieron que el gato tenía implantado un microchip y estaba a 300 kilómetros lejos de su hogar por lo que los encargados se pusieron en contacto con los dueños de Dex quienes aseguraron que su mascota había escapado hacía tres meses.

«Gracias al microchip se contactó con la familia y vino el miércoles a recoger a su gato perdido hace mucho tiempo. Estaban encantados de poder reunirse con su querida mascota», explicaron.

El felino de Williamsport llegó hasta Nueva York

El refugio vio relevante la historia de Dex que decidió publicar su historia en Facebook y dar a conocer a los demás la importancia de implantar microchips en los animales para identificarlos en caso de pérdida.

«El chip emite una señal cuando se escanea, que está conectado a un identificador único ingresado en una base de datos nacional. Las mascotas se han recuperado después de muchos meses y cientos de kilómetros de distancia, gracias a estas fichas», escribe.

Según el refugio: «Por una pequeña tarifa, un microchip en miniatura en una pequeña cuenta de vidrio se inserta debajo de la piel de un animal».

LEA TAMBIÉN

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
un veterano de guerra

Un veterano de guerra de 96 años recibe una gran sorpresa en su día

oso perdido

Una niña se reencuentra con su oso de peluche un año después de perderlo en el Parque Nacional de los Glaciares