«Me enamoré de un preso que no conocía. Ahora estamos comprometidos y planeando una boda»

breah sutton

Es la historia de Breah Sutton, que se enamoró de un preso desde su celda en la cárcel, sin llegar a conocerlo, ahora están comprometidos.

«Me enamoré de un preso que no conocía. Ahora estamos comprometidos y planeando una boda»

Muchos de nosotros conocemos a nuestras parejas a través de las aplicaciones de citas, el trabajo, los amigos o los bares… pero como dice la cita tradicional: «El verdadero amor siempre encuentra un camino.»

Breah, de 22 años, se comprometió con Harley Webb, de 32, justo un día después de que éste saliera de la cárcel por robo, y ahora el dúo enamorado dice que está planeando una vida en común.

La cuidadora Breah empezó a hablar por teléfono con Harley en agosto de 2020, después de que un amigo que también estaba «saliendo» con un preso pusiera a la pareja en contacto.

Y las cosas se movieron rápidamente, ya que se convirtieron en novio y novia justo después de un mes.

Debido a las restricciones de Covid, sólo pudieron mantenerse en contacto mediante llamadas telefónicas y cartas durante otros ocho meses.

Una vez que se permitieron las visitas a la cárcel, Breah visitó a su novio por primera vez en mayo de 2021 y, desde entonces, cada semana hasta su liberación hace una semana, el 10 de enero.

Sorprendió a su novio con un tatuaje de su inicial en las costillas en su primer encuentro en persona, mientras Harley la colmaba de regalos desde su celda.

A las 24 horas de salir en libertad, Harley le devolvió el gesto haciéndole la pregunta antes de lanzar los fuegos artificiales de celebración.

Breah, de Swindon, Wiltshire, dijo: «La primera vez que nos abrazamos fue tan surrealista, estaba llorando, no parece real. Es como si estuviera viviendo un sueño».

«Es una locura estar por fin juntos después de tanto tiempo de visitas y llamadas telefónicas, pero es como si nos conociéramos de toda la vida, no hay momentos incómodos ni nada».

«Me propuso matrimonio al día siguiente en un parque con un espectáculo de fuegos artificiales. Nunca me había sentido así en mi vida, me quedé sin palabras y muy emocionada.

«No tenía ni idea. Todo el mundo suponía que me iba a pedir matrimonio, pero yo no quería hacerme ilusiones, así que no me lo esperaba».

«No pensé que lo haría porque no había tenido tiempo de conseguir un anillo, pero fuimos a buscarlo al día siguiente».

Al día siguiente, la pareja fue a elegir un anillo de compromiso juntos, con Breah optando por un número de diamantes y platino.

Breah se aloja ahora en un apartamento alquilado en St Ives, Cornualles, para estar cerca del albergue en el que su prometido tiene que alojarse como parte de su libertad condicional.

Harley, del sureste de Londres, dijo: «Desde que salí ha sido irreal. Todavía me parece irreal, es increíble».

«Sabía que le iba a pedir matrimonio cuando saliera. Me ha apoyado en la cárcel y es una buena chica, tiene un corazón de oro y haría cualquier cosa por ti».

«No se puede pedir una pareja mejor para estar con ella, así que supe que tenía que hacerle la pregunta.

«Estaba bastante nervioso, pero ella dijo que sí y yo estaba encantado. Menos mal que dijo que sí porque ya tenía preparado el espectáculo de fuegos artificiales».

El ex convicto dice que ha estado «entrando y saliendo de la cárcel» durante la mayor parte de su vida adulta, con su más reciente período de robo de cajeros automáticos viéndolo encarcelado desde finales de 2018 hasta su reciente liberación.

Estaba previsto que saliera en libertad el pasado mes de diciembre, pero Breah asegura que el conflicto con una expareja durante su condena hizo que se ampliara su condena por «acoso».

Tras su liberación y la colocación de una tobillera con GPS, la pareja ha podido pasar tiempo de calidad juntos durante el día en el apartamento temporal de Breah, antes de que Harley tenga que volver al albergue cada noche.

Han disfrutado de su nueva libertad y de su mutua compañía, junto a su Bulldog Francés Dream, de un año de edad, que el padre de Harley compró para que la pareja compartiera durante su encarcelamiento.

Breah dijo: «No se le permitió salir por las puertas, la policía tuvo que entrar en la cárcel para sacarlo y llevarlo directamente al albergue, así que no pude ver ese momento inicial de su salida.
Pero después de que se le instalara el GPS y se solucionara todo, pudimos pasar algún tiempo juntos».

«Lo primero que hicimos fue una gran compra de alimentos juntos. Harley estaba deseando hacerlo después de haber estado tanto tiempo en la cárcel.

Viene todos los días a las 7 de la mañana, me deja descansar y me prepara el desayuno; hemos cocinado mucho en casa porque le gusta cocinar y lo echa de menos».

«Estamos a dos minutos de la playa, así que todos los días llevamos a la perra a la playa y damos un buen paseo con ella por allí y disfrutamos de las vistas.

«Es casi como si [mi perra] Dream tuviera un sexto sentido y supiera quién es él, porque obviamente no se habían conocido antes, pero en cuanto lo vio se emocionó mucho.

«Nunca la había visto así, es tan cariñosa y siempre quiere estar cerca de él, lo sigue a todas partes y juega con él todo el tiempo, ahora lo quiere más que a mí«.

Actualmente, la pareja no puede pasar la noche junta, ya que Harley tiene que dormir en el albergue que le han asignado.

Pero una vez que termine este periodo, después de tres a seis meses dependiendo de su comportamiento, la pareja podrá comprar su propia casa y vivir juntos.

Después de haberse colmado de lujosos regalos durante los primeros 18 meses mientras Harley estaba encarcelado, ahora se centran en ahorrar para su futuro juntos.

Breah dijo: «Lo primero que queremos hacer es conseguir una casa juntos, así que estamos ahorrando para un depósito y luego empezaremos a planear la boda.

«Esperamos mudarnos aquí porque es un lugar encantador y alejado de todo lo demás, como un nuevo comienzo».

Dijo Harley: «Conocer a Breah ha cambiado mi vida para mejor, porque antes, cuando perdí a mi madre, estaba perdido, entrando y saliendo de la cárcel, rodeado de la gente equivocada y en el camino equivocado».

«Pero ahora que me alejo de Londres y de Swindon y me establezco con Breah, todo va bien».

LEA TAMBIÉN

Una pareja con síndrome de Down vivió felizmente casada durante 25 años

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Holly Marston

Soy de talla grande, pero sigo siendo una amenaza para las chicas delgadas: Holly Marston

pastor unta de saliva a feligrés

El párroco pide perdón por embadurnar de saliva la cara de un feligrés