Margarita Gracheva, su exmarido le cortó las manos y ella ahora ayuda a víctimas de violencia

margarita gracheva

Diez horas bajo las calientes luces de un estudio de televisión escuchando atroces historias de abusos conyugales y la deprimente indiferencia de las autoridades rusas habían dejado a Margarita Gracheva visiblemente alterada y agotada.

«Realmente te cansas y te preocupas por la gente cuando escuchas sus historias; es difícil», dijo esta mujer de 28 años, madre de dos hijos, durante una pausa en la grabación del programa Blizkiye Lyudi o Gente Íntima.

La historia de Margarita Gracheva

Gracheva, cuya horrible experiencia con un marido maltratador acabó con ella secuestrada, atacada con un hacha y con las dos manos amputadas; acaba de iniciar un nuevo capítulo en su vida tras ser nombrada copresentadora.

El programa es una iniciativa inédita en el Canal Rusia 1 que pone la violencia doméstica en el centro de la atención, ya que trata de poner a los miembros de la audiencia y a los espectadores en algunas de las terribles situaciones a las que se enfrentan las mujeres maltratadas.

Los esfuerzos por reforzar la protección contra la violencia doméstica en Rusia han sido muy desalentadores, por lo que el hecho de que se haya dado luz verde a un programa de este tipo es notable, dijo Gracheva.

Su copresentador, la conocida personalidad de la televisión rusa Leonid Zakhoshansky, dijo que el cuerpo mutilado de Gracheva es testigo de un calvario con el que los espectadores pueden asociarse.

«Es aterradora, una historia muy aterradora. Ella es muy fuerte, muy fuerte».

El ataque del exmarido de la presentadora

En diciembre de 2017, en un ataque de celos, el entonces marido de Margarita Gracheva, Dmitri Grachev, la llevó a una zona boscosa aislada en las afueras de su casa en San Petersburgo y la golpeó repetidamente con un hacha, asestando más de 40 golpes en cada parte de su cuerpo.

Grachev le cortó ambas manos, dejándola desfigurada de por vida.

El hecho de que sus huesos y carne pulverizados cayeran en la nieve y se mantuvieran fríos hizo que los médicos pudieran reimplantar una mano, la izquierda, aunque apenas tiene movimiento en ella.

Una sofisticada mano artificial

En el extremo de su brazo derecho, ahora utiliza una sofisticada mano artificial que está conectada a sus músculos, de modo que puede utilizarla para agarrar objetos e incluso realizar algunos movimientos de motricidad fina.

Su exmarido fue condenado a 14 años de cárcel.

En los meses previos a su salvajismo, Gracheva intentó en múltiples ocasiones llamar la atención de las autoridades; incluso después de que la amenazara con un cuchillo.

Dice que la policía le dijo que, como no la había herido físicamente, no podían hacer nada y que el caso estaba cerrado.

Un corresponsal de CBC News en Moscú se reunió por primera vez con Gracheva en diciembre de 2019, cuando habló extensamente sobre su calvario y su determinación de forjar una nueva vida con un nuevo propósito.

margarita gracheva

Tras su nombramiento como copresentadora del programa de televisión, se reunieron con ella de nuevo recientemente en el plató de Moscú. Gracheva parece estar prosperando.

Además de conseguir el nuevo trabajo de alto nivel; se ha vuelto a casar y dice que sus dos hijos, de ocho y seis años. Están de buen humor a pesar de todo lo ocurrido.

El formato de su nuevo programa consiste en que las mujeres que han sufrido abusos físicos por parte de sus parejas o alguna otra forma de maltrato cuenten sus historias.

A continuación, una selección de abogados, psicólogos y miembros de la audiencia les ofrecen consejo o asesoramiento.

Ayuda con acción real

«El objetivo del programa es ayudar, no sólo hablar, sino ayudar con acciones reales», dijo Gracheva, cuyo papel parece ser menos de entrevistadora y más de presencia compasiva.

Uno de los segmentos presentó la historia de Elena Verba, una joven madre que fue apuñalada 57 veces por su marido, un agente de policía, que la dejó morir y luego se fue a trabajar.

El hijo pequeño de la pareja la encontró más tarde en un charco de sangre y llamó a su padre por teléfono diciendo: «Mamá no se despierta».

En un momento dado, Verba se dirigió a los supervisores de su marido en la comisaría para intentar que le acusaran, pero se resistieron diciendo que le costaría la pensión.

La madre de Verba, Anna, hizo una emotiva aparición en el programa que dejó a Margarita Gracheva y a muchos miembros de la audiencia llorando.

Anna Rivina es la directora de Nasiliu.net, un grupo que apoya a las víctimas de la violencia y que ha sido designado como «agente extranjero» por el gobierno ruso.

El programa ayuda en diferentes causas

En una nota más positiva, otra mujer cuyo marido había secuestrado a sus hijos y amenazado con matarla utilizó su aparición en el programa para reunir el valor necesario para abandonar el hogar familiar y refugiarse en un albergue para mujeres con sus hijos.

«Este no es mi trabajo, no es mi profesión», dijo Gracheva sobre su papel de consejera de facto, señalando que las largas y emotivas jornadas no le resultan fáciles.

«Realmente me preocupan todos estos casos y vivo sus historias a través de mí misma».

Más allá de los éxitos de la propia Gracheva con el programa y su familia, otros avances para las mujeres que se enfrentan a problemas de violencia familiar no han sido tan prometedores.

margarita gracheva

Margarita Gracheva perdió ambas manos cuando su exmarido la atacó con un hacha. Una de las manos fue reimplantada. La otra no pudo salvarse y se sustituyó por una mano artificial.
Rusia ya era un país atípico entre los países desarrollados por su débil legislación sobre la violencia doméstica.

Las órdenes de alejamiento son inexistentes y prácticamente no hay medios legales para que las mujeres mantengan a sus parejas violentas fuera del hogar familiar.

En 2017, la Duma -o el Parlamento- de Rusia convirtió la violencia doméstica que no implica huesos rotos en un delito menor, similar a recibir una multa de tráfico.

Los grupos de mujeres y las organizaciones no gubernamentales furiosas que habían estado presionando para endurecer las penas; se encontraron con la resistencia obstinada de los grupos de la iglesia ortodoxa.

Lo que parecía ser una prometedora iniciativa para introducir una nueva legislación en la Duma, se estancó por la pandemia y desde entonces se ha desvanecido.

Grupos designados como ‘agentes extranjeros’

A finales de 2020, como parte de un intento de limitar la influencia de las organizaciones no rusas en la política nacional, Putin firmó un proyecto de ley que designa a muchos grupos con programas de lucha contra la violencia doméstica como «agentes extranjeros», socavando aún más su trabajo.

Se trata de un término de la era soviética que invoca connotaciones muy negativas de espionaje y traición y que, básicamente, priva a las ONG locales de su capacidad para recaudar fondos.

Los defensores rusos de la violencia doméstica; son calificados de «enemigos de la familia».

«Tenemos que escribir en estas vallas publicitarias que somos agentes extranjeros. Y, por supuesto, nadie quiere ponerlo», dijo Anna Rivina, fundadora en Moscú de Nasiliu.net (No a la violencia), que apoya a las víctimas de la violencia.

«Creen que queremos arruinar a las familias rusas. Creen que esto es algo de Occidente, algo del ‘MeToo’, del feminismo… que no es común para la sociedad rusa».

LEA TAMBIÉN:

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
ed sheraan y esposa messi

Ed Sheeran y la historia del vídeo viral con Antonela Roccuzzo la esposa de Messi

lorna cepeda nieta

Lorna Cepeda, actriz de ‘Yo soy Betty, la fea’, se convirtió en abuela y presentó a su nieta en las redes sociales