La dueña de un chimpancé grita «le ha arrancado la cara» durante una angustiosa llamada telefónica

charla nash

Charla Nash fue mutilada por Travis, el chimpancé mascota de su amiga Sandra Herold, el simio le sacó los ojos mientras le roía la cara y las manos, y la dejó con daños cerebrales

Es difícil saber qué es más escalofriante de la llamada de Sandra Herold al 911: escuchar sus sollozos impotentes mientras revela que su chimpancé mascota se está «comiendo» la cara de su amiga, o los gritos frenéticos del simio de fondo.

La desgarradora llamada de auxilia

Durante 12 minutos, se oye a Sandra suplicar a la policía que acuda a su casa para disparar a Travis, el animal que había criado como su propio hijo durante los últimos 14 años, informa el Daily Star.

«Dígame, ¿qué está haciendo el mono?», pregunta la operadora mientras los desgarradores, casi alegres, lamentos y chillidos de Travis resuenan en la línea.

«¡La ha destrozado! ¡Deprisa! ¡Deprisa! Por favor». Herold responde sin aliento. «¡Le ha arrancado la cara! ¡Le está comiendo la cara!»

«¡Arma! ¡Tienen que dispararle! ¡Por favor! ¡Por favor! ¡Deprisa! ¡Deprisa! ¡Por favor! No puedo. No puedo… ¡Se la está comiendo! ¡Se la está comiendo! ¡Por favor! ¡Dios! ¡Por favor! ¿Dónde están? ¿Dónde están?»

Los oficiales vinieron y Travis fue asesinado.

Sorprendentemente, su víctima, Charla Nash, sobrevivió, pero se podría argumentar que en muchos sentidos, su vida también llegó a un final abrupto ese día.

sandra y travis

Una mujer fue mutilada por un chimpancé mascota

A Charla, una amiga de Sandra, la «madre» de Travis, le pidieron que se acercara para ayudar a meter al mimado simio en su recinto, pero, de forma poco habitual, el animal se puso nervioso, la atacó y le royó la cara y las manos.

En un alarde de fuerza primitiva, Travis le arrancó los párpados y la nariz. También, el cuero cabelludo y le comió los ojos, una mano por completo y casi le arranca un brazo.

La mandíbula se le dislocó por completo del cráneo y quedó con daños cerebrales.

Todavía no se sabe por qué Travis -una celebridad local que comía langosta en los restaurantes, tenía un gato como mascota y le encantaba conducir un cortacésped- enloqueció de la forma en que lo hizo aquel día.

Sandra admitió posteriormente haberle dado una dosis de Xanax, un fuerte ansiolítico, en su taza de té diaria ese mismo día, al notar que estaba «agitado». También alegó que se comportó con maldad porque Charla Nash llevaba el pelo de forma diferente.

Pero también podría ser que, a la edad de 14 años, los instintos de este simio de 200 libras fueran demasiado fuertes, o que simplemente estuviera harto de su estilo de vida antinatural de cocinar sus propias comidas en el microondas, beber vino en la cena y usar el baño como un humano.

La mujer llevaba toda la vida con el animal

Sandra era dueña de Travis desde que tenía tres días de edad, y pagó a un criador 50.000 dólares por el chimpancé. A su madre le dispararon con un dardo tranquilizante para poder robárselo, y desde ese momento ya no era un chimpancé, sino el «hijo» de Sandra.

Para los de fuera tenían un vínculo inquebrantable, e incluso compartieron cama tras la muerte del marido de Sandra.

Tras el ataque del 16 de febrero de 2009, la entonces septuagenaria dijo a los periodistas: «No podría ser más mi hijo que si lo hubiera parido yo». Pero todo tiene un punto de ruptura, y para Sandra, éste llegó cuando vio a su querido «niño» maltratando a su mejor amigo.

Debido a las horribles heridas de Charla, Sandra fue la única persona capaz de explicar exactamente qué había provocado el ataque.

charla nash

La mujer recordó el brutal ataque a su amiga

Afirmó que Travis se acercó a Charla de forma agresiva antes de ponerse sobre sus patas traseras y lanzar el salvaje ataque, lanzándola contra el lateral de su coche antes de atiborrarse de su cara y sus manos.

Desesperada, Sandra le apuñaló por la espalda con un cuchillo de trinchar y le golpeó en la cabeza con una pala en un intento de hacerle parar, lo que consiguió por un momento.

Recordó cómo se dio la vuelta y la miró, antes de que ella corriera por su vida y se encerrara en su coche.

Sandra dijo: «Cogí la pala y le golpeé con la pala para detenerlo. No funcionaba, así que fui a buscar un cuchillo y lo apuñalé. Tuve que hacerlo. Me miró como, ‘Mamá, ¿qué has hecho?'»

La muerte del chimpancé

Cuando la policía llegó, Travis estaba en un frenesí de sed de sangre. Abrió la puerta de uno de los coches patrulla y se abalanzó sobre un agente. A pesar de recibir cuatro disparos a quemarropa, Travis no murió.

Volvió a entrar en la casa y se desplomó muerto en su cama especial, dejando un rastro de sangre tras de sí.

Los disparos se escuchan en el fondo de la llamada de Sandra al 911, que no tiene aliento. Cuando los paramédicos llegaron al lugar no pudieron descifrar el sexo de la víctima debido a la gravedad de las heridas.

Como algo sacado de una película de terror, «tiras de carne y cuero cabelludo» habían sido arrojadas por el patio de la casa de Sandra en Stamford, Connecticut.

Supusieron que Charla, que era un amasijo de carne ensangrentada sin rasgos faciales reconocibles, desplomada en un charco de su propia sangre, estaba muerta, hasta que se movió. Entraron en acción y consiguieron salvar su vida.

El brutal ataque le hizo perder la mitad de su sangre a Charla Nash y más tarde se sometería a un trasplante de cara. Lamentablemente, un pionero trasplante de manos fue rechazado por su cuerpo.

chrufkcuuaaum4k 1024x622

La mujer no se lamentó de haber criado en un estilo de vida antinatural al chimpancé

Tras el incidente, el reportero de la NBC Jeff Rossen preguntó a Sandra: «Después de lo que has pasado con esto -tu amiga está en el hospital luchando por su vida-, ¿sigues pensando que los chimpancés deberían ser mascotas?».

Ella respondió: «¿Lo volvería a hacer? Sí. Son lo más parecido a los humanos, a nosotros. Podemos hacerles una transfusión de sangre, y ellos pueden hacérnosla a nosotros. ¿Cuántas personas se vuelven locas y matan a otras personas? Este es un incidente que no sé qué pasó. Fue algo horrible. Pero no soy una persona horrible. Y no era un chimpancé horrible. Fue una cosa rara».

Quince meses después Sandy murió de un aneurisma. Fue enterrada con dos urnas a su lado. Una era de su hija, la otra pertenecía a Travis.

Las graves lesiones que sufrió Charla tras el ataque

La única superviviente de aquel horrible día es Charla Nash, que ahora vive en la oscuridad, con la cara de otra persona y totalmente dependiente del personal de la residencia donde pasará el resto de sus días.

Antes del trasplante de cara, habló con Oprah Winfrey y lamentó la pérdida de la vida que amaba.

Dijo: «Nunca he sido una persona que se rinda. Por desgracia, no hay mucho que pueda hacer. He perdido mucha independencia. Podía cambiar mi propia rueda de camión y ahora no puedo ni alimentarme. Es muy difícil vivir. Ni siquiera vivir, vivir a medias. A veces quieres llorar, quieres salir, quieres algún tipo de hogar. No sé cuál es mi futuro, eso es lo que da miedo».

LEA TAMBIÉN:

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
bebe prematura muere

Una madre desconsolada porque su hija, que sólo pesaba medio kilo, murió en sus brazos sin conocer a su familia

zubaida

La increíble historia del viaje de una joven víctima de quemaduras desde Afganistán