Ella es María Ángeles Durán, la mujer que asegura ser la dueña del sol

una mujer es la duena del sol

María Ángeles Durán asegura ser la dueña del Sol desde 2012: una empresa truncó sus planes de negocio.

María Ángeles Durán, la mujer que asegura ser la dueña del sol

Ella es la dueña oficial del Sol desde el año 2012.

Así lo constata un documento legal.

“Propietaria del Sol, estrella de tipo espectral G2, que se encuentra dentro del sistema solar, situada a una distancia media de la Tierra de unos, 149 millones 600 mil kilómetros aproximadamente”, indica el texto.

Cuando le concedieron colocar en venta fracciones del astro, su negocio se estancó.

La mujer que es escritora y procedente de la ciudad de Vigo, España, demandó a eBay por bloquear la venta de parcelas del Sol.

La demanda contra la compañía fracasó, luego de que se argumentara que el Sol no es un bien tangible.

De igual manera, ella sigue alegando que tiene un documento que la respalda como única dueña.

La noticia de que es propietaria del Sol se difundió, y muchas personas, dicen que el astro les ocasiona daños en la piel, por lo cuál, han amenazado en demandarla.

Cómo comenzó

Todo comenzó cuando Durán navegaba en Internet y encontró la historia de Dennis Hope, que en 1980 encontró un vacío que le permitió reclamar la Luna, y que desde entonces, se encuentra en disputa.

Dennis Hope: quién es

El empresario estadounidense es conocido por estar involucrado en la venta de terrenos de la Luna.

En el año 1980, anunció su negocio diciendo que había encontrado una laguna en el derecho internacional que le concedía la legalidad como propietario de ella.

El hombre ha ganado más de 9 millones de dólares con su negocio. Según los precios puestos por Hope, por cada 0,4 hectáreas, el precio es de 37 dólares.

LEA TAMBIÉN

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
ursula aitchison

Mamá se da un baño relajante – sus perros deciden relajarse con ella y tomar un trago de la bañera

ataque perros nina

Una niña de 7 años muere mutilada por una jauría de perros callejeros cuando volvía a casa tras una clase de música