Elizabeth Taylor se divorció de su marido 15 años antes de morir, y le dejó esto en su testamento

elizabeth taylor

La célebre actriz Elizabeth Taylor fue una de las últimas estrellas del cine clásico de Hollywood, con una carrera que comenzó cuando era joven.

Elizabeth Taylor se divorció de su marido 15 años antes de morir, y le dejó esto en su testamento

Tuvo una carrera asombrosa en su conjunto, que abarcó más de seis décadas. Taylor también tuvo una vida personal muy comentada, ya que la estrella se casó nada menos que ocho veces y tuvo cuatro hijos.

Taylor falleció en 2011, dejando una considerable fortuna.

Ahora, su último marido, Larry Fortensky, ha revelado nuevos detalles sobre su vida en común, así como lo que le dejó en su testamento.

Elizabeth Taylor nació en Londres, Inglaterra, el 27 de febrero de 1932. Sus padres, ambos estadounidenses, vivían allí cuando ella nació.

Pero poco después del estallido de la Segunda Guerra Mundial, Elizabeth y sus padres regresaron a Estados Unidos para comenzar una nueva vida en Los Ángeles.

Elizabeth Taylor: los principios de su carrera

Los padres de Taylor eran comerciantes de arte, aunque su madre había trabajado como actriz antes de casarse.

Sus cualidades creativas se transmitieron a Elizabeth, que empezó a bailar a una edad muy temprana.

Siendo todavía una niña, Elizabeth se presentó a una prueba de pantalla y finalmente firmó un contrato con los estudios Universal poco después.

A los 10 años, debutó en Hollywood en la película de comedia Nace uno cada minuto (1942), a la que siguieron papeles más importantes en Lassie Come Home (1943) y The White Cliffs of Dover (1944).

Más tarde, en 1944, Taylor tuvo su papel más importante al protagonizar National Velvet. Fue un gran éxito: la joven Elizabeth, de 12 años, recaudó más de 4 millones de dólares.

Sin embargo, la propia Taylor admitió que no todo fue sol y rosas, al recordar su educación en medio de los focos de Hollywood. La revista Rolling Stone preguntó a Taylor en 1987 si su infancia había sido como crecer dentro de una «gran familia» en los estudios de cine. Taylor pensaba que era todo lo contrario.

«Era como una gran fábrica extendida; siento decirlo. Pero si te gusta que te asfixien, supongo que era una familia muy productiva. Tenía nueve años cuando hice mis primeras películas en Hollywood. Fui utilizada por el estudio», dijo.

Y añadió: «Me promocionaron para sus bolsillos. Nunca sentí que fueran un refugio. Siempre he sido una persona muy propia. Tenía mi propia madre y mi propio padre: ellos eran mi familia, no el maldito estudio«.

Se enfrentó a un ejecutivo del estudio

A diferencia de otras estrellas infantiles, Elizabeth Taylor supo desenvolverse en Hollywood, y acabó convirtiéndose en una gran estrella de cine. Sin embargo, su desarrollo no estuvo exento de problemas, y hubo un incidente en particular que nunca olvidó.

«Cuando tenía 15 años, Louis B. Mayer empezó a gritar a mi madre y a decir palabrotas que nunca había oído antes», recuerda Taylor.

«Solté mi primera palabrota y le dije que no se atrevía a hablarle a mi madre de esa manera, y que tanto él como el estudio se podían ir al infierno y que yo no iba a volver nunca a su oficina. Y dejé a mi madre allí con los ojos cerrados, y creo que estaba como rezando«.

Sus reconocimientos

Recibió dos premios de la Academia a la mejor actriz protagonista por Butterfield 8 (1961) y ¿Quién teme a Virginia Woolf? (1967), además de recibir el Premio Humanitario Jean Hersholt, concedido a personas por «contribuciones destacadas a causas humanitarias».

Además, Taylor obtuvo otras cuatro nominaciones al Oscar; nadie olvidará su clásico papel en la película Cleopatra (1963).

«Nunca he recibido una lección de interpretación en mi vida. Pero he aprendido, espero, observando a gente como Spencer Tracy, Marlon Brando, Montgomery Clift, Jimmy Dean: todos ellos eran personas afinadas y educadas en el arte de la actuación», dijo Taylor a Rolling Stone en 1987.

«Ellos fueron mi educación. Descubrí muy pronto que no podía actuar como una marioneta -había algo que tiraba demasiado de mis hilos- y que hacía mi mejor trabajo si me guiaban, no si me obligaban» continuó.

Elizabeth Taylor: su vida personal

Pero por muy exitosa que fuera su vida profesional, la vida personal de Taylor a menudo era descrita como «escandalosa».

Se casó ocho veces con siete hombres -se casó dos veces con Richard Burton- y tuvo cuatro hijos: Michael Wilding Jr., Chris Wilding, Liza Todd y Maria Burton.

Su último matrimonio fue con Larry Fortensky, con quien se casó en 1991. Su matrimonio duró cinco años antes de divorciarse en 1996.

Se dice que la respetada actriz sufrió mucho durante los últimos años de su vida, luchando contra las lesiones, la escoliosis y el cáncer de piel. En total, se dice que tuvo que someterse a más de 30 cirugías.

En 2011, Taylor fue ingresada en el Centro Médico Cedars-Sinai de Los Ángeles por una insuficiencia cardíaca congestiva. Falleció seis semanas después, el 23 de marzo de 2011.

«Mi madre fue una mujer extraordinaria que vivió la vida al máximo, con gran pasión, humor y amor… Siempre nos inspirará su perdurable contribución a nuestro mundo«, escribió su hijo Michael en un comunicado.

«Me alegro de que haya salido de su dolor, porque sufría mucho», dijo la actriz Debbie Reynolds a Access Hollywood poco después del fallecimiento de Taylor.

Nuevos detalles de su vida fuera de los focos

Antes de fallecer, Taylor tenía la bendición de tener a sus hijos y nietos en su mansión de Bel Air, en Los Ángeles. Hoy en día, hay diez nietos, y muchos de ellos trabajan duro para mantener vivo el legado de Taylor.

Elizabeth Taylor era conocida por sus atrevidos y hermosos ojos violetas causados por una rara mutación genética. Sólo con mirar a su nieto, Quinn, se puede ver que ha heredado la misma llamativa mirada azul por la que era conocida su abuela.

«Siempre la conocí como abuela, pero en su vida real, seguía siendo más grande que la vida», dijo sobre el hecho de haber crecido junto a Taylor, según The Morning Show. «Era una matriarca increíble».

Elizabeth Taylor vivió, como se ha mencionado, una vida bastante noticiosa. Recientemente, su último marido, Larry Fortensky, reveló nuevos detalles sobre sus andanzas fuera de los focos.

En declaraciones al Daily Mail, declaró que «ya es suficiente», y añadió que quería contar a la gente la verdadera historia en lugar de escuchar sólo mentiras.

Fortensky y Taylor se conocieron en la Clínica Betty Ford en 1988. Según Fortensky, ella estaba «allí por las pastillas» y él por la cerveza: en ese momento, él sabía quién era ella, y añadió que era dulce y divertida.

«Por supuesto, era muy guapa, y yo tampoco era tan mal parecido en aquella época. Tuvimos una atracción física instantánea», dijo Fortensky.

El matrimonio de Elizabeth Taylor con su último marido

Los dos salieron de la rehabilitación y siguieron saliendo. Luego, en 1991, Fortensky y Elizabeth Taylor se casaron en el rancho Neverland de Michael Jackson. La cantante Carole Bayer Sage fue su dama de honor, y se dijo que la boda costó alrededor de 1,6 millones de dólares.

Como una de las mayores estrellas de Hollywood, se podría suponer que Elizabeth Taylor era una persona superficial a la que no le importaba demasiado el resto del mundo.

Sin embargo, eso no era cierto en absoluto. Fortensky recordó que era una persona maravillosa, con un gran sentido del humor, y que siempre quería lo mejor para los demás.

En 1992, durante un viaje en pareja a Suiza, Taylor tuvo el impulso espontáneo de meterse en el frío y hacer un ángel de nieve. Esto se convirtió en un recuerdo muy apreciado por Fortensky.

«La perseguí fuera, y se cayó en la nieve y empezó a agitar los brazos riéndose como una niña. Esa es mi foto favorita. La guardo junto a mi cama«, dijo. «Así es como recuerdo a Elizabeth. Tenía un aire infantil. Era 20 años mayor que yo, pero nunca la sentí vieja».

A Elizabeth le encantaba mimar a su marido. Un año, para Navidad, le regaló a Larry una moto Harley-Davidson y le sorprendió colocándola junto al árbol de Navidad de su mansión de cinco habitaciones en Bel Air, California.

«Ella nunca sabía cuando estaba siendo fotografiada»

Taylor también le regaló un BMW por su cumpleaños; Larry, en cambio, no podía competir con ella.

«Sabía que no podía competir con Elizabeth, así que no lo intenté. Cuando me regaló la moto, le regalé rosas cubiertas de chocolate. Otro año le compré un conejito de orejas caídas que le encantó», dijo.

Ahora, la vida de una estrella de Hollywood puede parecer glamurosa y fabulosa. Claro, viene acompañada de una gran casa, ser reconocido en todas partes y recibir invitaciones a todo tipo de eventos elegantes. Pero al mismo tiempo, muchas estrellas suelen pintar una imagen de sus vidas extremadamente estresante.

No son pocos los famosos que sueñan con algo tan nimio como poder caminar por la calle sin que les paren los fans o los fotógrafos.

En general, los famosos tienen que acostumbrarse a ello. Pero para Larry Fortensky, esto fue algo completamente nuevo después de conocer a Taylor.

«Allá donde íbamos, había cámaras. Elizabeth se pintaba los labios constantemente porque decía que nunca sabía cuándo la iban a fotografiar. Me resultaba difícil. No era lo mío; esas cámaras estaban por todas partes. Elizabeth estaba acostumbrada. Yo nunca me acostumbré«.

Entonces, en 1996, Taylor y Fortensky se divorciaron. Fue ella la que quiso el divorcio, alegando que era infeliz. Eso sí, fue inequívoca en su postura de que no quería que terminaran odiándose, cosa que ciertamente no ocurrió.

El testamento de Elizabeth Taylor

Fortensky y Taylor siguieron siendo muy amigos. Reveló que a menudo hablaban durante varias horas seguidas por teléfono, y que su amistad era algo muy bueno para ambos.

Según los informes, él dejó a su matrimonio alrededor de un millón de dólares. Elizabeth Taylor le dejó entonces más de 500.000 dólares en su testamento para «honrar su amistad», un gesto maravilloso y conmovedor sin duda.

El grueso de la fortuna de Elizabeth Taylor, por su parte, fue a parar a sus cuatro hijos tras su muerte. La mayor parte de sus joyas y perfumes se subastaron y los beneficios se destinaron a la Fundación Elizabeth Taylor contra el SIDA.

Tras su matrimonio, Larry dejó la glamurosa vida de Hollywood y compró una casa en Temecula, California. Su vida cambió para siempre después de una caída por embriaguez en 1999: no tenía seguro y acabó gastando todo su dinero en facturas médicas.

Aunque Elizabeth Taylor ya no está, el recuerdo de su relación, y los muchos buenos momentos que compartieron, le acompañarán siempre.

«La quiero. Siempre la querré. Y sé que ella también me quería», dijo Larry al Daily Mail.

LEA TAMBIÉN

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
la mas fea del mundo

De niña fue acosada por su aspecto, ahora es una mujer poderosa y admirada en todo el mundo

sandra bullock

El novio de Sandra Bullock se emocionó con la noticia de que iba a adoptar un segundo hijo