«Creía que mi tos era un problema de espalda, pero me dieron dos semanas de vida»: era cáncer

becca smith 1

Una mujer ha descrito su total conmoción cuando los médicos le dijeron que le quedaban dos semanas de vida, tras meses de dolor de espalda y tos.

«Creía que mi tos era un problema de espalda, pero me dieron dos semanas de vida»

Becca Smith, una entusiasta del gimnasio de 29 años, pensó que sus síntomas se debían a una hernia discal, por lo que se horrorizó cuando le diagnosticaron un cáncer de pulmón terminal.

La campeona de concursos de bikinis, de Chester, Cheshire, estaba montando su propio estudio de yoga en Leeds a finales de 2019 cuando empezó a enfermar.

Luego, en enero de 2020, comenzó a experimentar fuertes dolores y migrañas. Dejó el yoga y el entrenamiento de fuerza al suponer que se había lesionado la espalda.

La entrenadora personal acudió a fisioterapeutas, quiroprácticos y médicos privados, pero cada vez se quedó en blanco.

Fue hospitalizada tras perder la visión por segunda vez y pensó que la culpa era de una hernia discal.

Nunca pensó que tener cáncer sería posible

Después de haber sido coronada campeona de bikini clásico de Cumbria en 2015 y de haber competido posteriormente en las finales británicas, ni siquiera pensó que el cáncer pudiera ser posible.

Becca permaneció en el hospital durante cinco días mientras los médicos le hacían pruebas, resonancias magnéticas, tomografías y le hacían una biopsia en la espalda en marzo de 2020.

Estaba conectada a una máquina de oxígeno, tenía constantemente bolsas de hielo atadas a la cabeza y no podía caminar.

Becca dijo: «Recuerdo que dos médicos se acercaron a mí. Cerraron las cortinas… Sabía que algo no iba bien».

A Becca le preguntaron si quería que sus padres estuvieran presentes, pero dijo que «no» porque nunca imaginó que el diagnóstico sería tan impactante.

Los médicos le dijeron a Becca, que no era fumadora, que tenía un cáncer de pulmón en fase cuatro. Le dijeron que no podían hacer nada: se había extendido de los pulmones a la columna vertebral, el cerebro y el cráneo.

Entonces le dieron sólo dos semanas de vida

«Recuerdo perfectamente que llamé a mi madre y le grité: ‘Ve al hospital’, y yo grité: ‘Es un cáncer'».

La mujer dijo: «Mi padre se tiró al suelo, mi madre gritaba, yo gritaba. Recuerdo haberle dicho a mi mamá: ‘Por favor, no me dejes morir'».

Becca escribió en Instagram, donde está documentando su viaje, que permaneció en una habitación privada con la familia junto a su cama durante varios días.

La familia viaja para despedirse

Luego la enviaron a casa con cuidados paliativos y, a pesar de que comenzó el encierro, «amigos y familiares viajaron para estar junto a mi cama para despedirse».

Los padres de Becca la llevaron a casa para que pudiera pasar tiempo con su familia.

A pesar de la proyección de dos semanas, la familia de Becca se negó a aceptar que era el final.

Steph, la hermana de Becca, de 31 años, invirtió en remedios a base de hierbas en un intento de mejorar su salud en la medida de lo posible, incluyendo aceites de cannabis y zumos curativos.

A la semana de estar Becca en casa, una enfermera del hospital llamó para decir que habían descubierto que Becca tenía cáncer de pulmón ALK.

Se produce cuando el gen ALK se rompe y se pega a otro gen. Este reordenamiento hace que las células crezcan de forma anormal y da lugar a tumores.

El cáncer de pulmón: dolor de espalda y tos

El ALK representa sólo el cinco por ciento de todos los casos de cáncer de pulmón. A diferencia del cáncer de pulmón típico, la mayoría de los pacientes con ALK no son fumadores y la mitad tienen menos de 50 años.

Aunque es incurable, el ALK se puede tratar con una terapia dirigida con pastillas que impide que el cáncer crezca.

Becca toma un medicamento llamado Alectinib que la mantiene «estable», prolongando su vida.

El cáncer ha abandonado el cerebro y el cráneo, pero una pequeña cantidad permanece latente en el pulmón izquierdo y en la columna vertebral, y las pastillas impiden su crecimiento.

Becca acude al hospital para someterse a exploraciones mensuales. No se sabe exactamente cuál es su pronóstico. Sin embargo, ha vuelto al trabajo, al gimnasio y dice que «se siente de lo más sana mental y físicamente».

«No puedo vivir mi vida con miedo», dijo Becca

«Siento que en este nuevo camino, más que ayudar a la gente en el gimnasio, espero utilizar mi diagnóstico para ayudar a la gente. Ahora lo veo todo de forma diferente. No me preocupo ni me estreso por las cosas que solía hacer», agregó.

Añadió: «Mi mundo estaba puesto en crear negocios y ganar dinero, pero ahora es simplemente vivir una vida larga y saludable, feliz».

«Recuerdo estar acostada en la cama pensando: ‘Oh, Dios, si hubiera hecho esto, o hubiera visto esta parte del mundo’.

«Ahora, siento que puedo hacer todo lo que quiera», afirmó Becca

La Fundación Roy Castle para el Cáncer de Pulmón ha apoyado a Becca en su viaje con la enfermedad e insta a cualquier persona, por muy joven o sana que sea, a que se ocupe de cualquier cambio en su cuerpo.

«¿Cuántos de nosotros reparamos en cosas aparentemente pequeñas, como una tos que no desaparece, estar un poco más cansado de lo habitual o, en el caso de Becca, un dolor de espalda?», dijo la directora general Paula Chadwick.

«Sin embargo, estos pueden ser signos tempranos de algo mucho más significativo que está sucediendo dentro de nosotros», indicó.

Señaló: «Instamos a todo el mundo a que se tome un momento para pensar en su salud: ¿ha habido algún cambio sutil? Si es así, no lo dude, vaya a ver a su médico de cabecera y hágase un chequeo».

LEA TAMBIÉN

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
pareja en onlyfans

Una pareja ‘sexy’ que trabaja en OnlyFans le responde a sus críticos

little girl g9cae53ad3 1280

Una niña de dos años es expulsada del preescolar porque su cara asustaba a los demás niños