«Como hombre trans, me sentí seguro estando embarazado durante la pandemia»: Bennett Kaspar-Williams

hombre trans embarazado

Antes de hacer la transición a los 30 años, tenía una cantidad significativa de experiencia adulta como mujer externa. Era súper genderqueer, pero una persona que se identificaba externamente como mujer. Como persona trans aún no autorrealizada, nunca conecté con la feminidad o la maternidad o con historias de ese tipo, porque siempre se sintieron ligadas a un género con el que no me identificaba.

Sin embargo, al hacer la transición como hombre trans me sentí seguro embarazado.

La transición de Bennet

A medida que avanzaba en mi evolución de género en términos de cómo me entendía a mí misma, empecé a pensar cada vez más en mi cuerpo y en lo que hace menos en términos de género y más en términos de función.

Una de las cosas que mi cuerpo puede hacer es llevar un bebé. Y entonces empecé a pensar en todos los hombres cisgénero que están con otros hombres cisgénero que no pueden gestar, y en la suerte que tengo. Pienso en todas las mujeres trans a las que se les asignó un sexo masculino al nacer, que no pueden tener hijos, y en la suerte que tengo.

Puedo experimentar mi transexualidad y participar en el nacimiento de un niño de esta manera. Me di cuenta de que «esto es realmente radical y muy guay».

No sabía qué esperar al salir de las hormonas

Malik y yo hablamos de que queríamos tener hijos desde el principio, pero nunca hablamos de cómo iba a suceder ni de nada en concreto.

Ocho meses después de conocernos, tuve una cita con un especialista para que me hiciera una histerectomía, porque había estado tomando hormonas durante mucho tiempo y empezaba a tener algunos problemas. Cuando le conté a Malik lo que estaba haciendo, se mostró visiblemente decepcionado.

No trató de disuadirme, pero me dijo: «Qué pena, porque pensaba que algún día podríamos tener hijos».

Seguí adelante con la cita y los problemas acabaron desapareciendo por sí solos. Así que pospuse la conversación porque pensé que ya no era un problema. Y luego nos comprometimos y nos casamos. Y justo cuando nos casamos, dejé las hormonas.

hombre trans embarazado

Sabiendo que iba a dejar de tomar hormonas durante cinco años, no sabía qué podía esperar. Así que había muchas incógnitas. Una de las consecuencias más hermosas fue convertirme en un hombre trans embarazado y, así disfrutar como la vida crece dentro de mí.

Iba a cumplir 37 años, y todas esas cosas juntas nos hicieron pensar que este viaje podría llevarnos un año o más. Tras dejar de tomar las hormonas, tardé unos cinco meses en recuperar la regularidad. Ni siquiera quería intentarlo antes de que todo eso se solucionara.

Intentos de embarazo

Creo que la primera vez que intentamos quedarnos embarazados fue en enero de 2020, y no funcionó. La segunda vez que lo intentamos fue en febrero, y funcionó. Fue muy rápido.

Malik vino a casa con una de esas pruebas de embarazo digitales. Oriné en este palito y, lo juro, para cuando me levanté y salí del baño, ya decía que estaba embarazada. Es decir; me enteré con mucha ilusión que era un hombre trans embarazado.

Estar embarazada durante la pandemia tuvo sus beneficios

Pasé un año entero encerrada en una casa en el valle, estando embarazada y soportando una pandemia mundial. La cuarentena fue una bendición y una maldición. Creo que, desde el punto de vista de la seguridad, me protegió de la posible violencia externa como persona no conforme con el género y visiblemente embarazada.

Me protegió de tener muchas conversaciones sobre mi embarazo en persona, lo que creo que permitió a la gente procesarlo. Especialmente en el trabajo, por la forma en que elegí hacerlo, le di a la gente recursos para que si tenían alguna pregunta o incomodidad tuvieran algún lugar al que acudir que no fuera yo. Todo eso fue genial.

Estar en un caftán todo el día cuando estaba embarazada de ocho meses fue increíble. Poder tumbarme y echarme una siesta en mitad del día cuando estaba totalmente agotada fue una gran bendición. Había tantas cosas que eran realmente maravillosas.

Lo malo es que mi marido no pudo participar en gran parte del embarazo, porque no podía asistir a nada de lo que ocurría fuera de casa: ecografías, citas con el médico. Incluso en el hospital no se le permitía venir hasta que yo estaba de parto.

hombre trans embarazado

El embarazo no debería estar ligado a ser mujer

Quiero que este tipo de historias estén más normalizadas para que la gente deje de ver el embarazo como algo que sólo va unido a la condición de mujer, porque eso oprime a mucha gente.

Oprime a las mujeres que no pueden tener hijos. Oprime a las personas a las que se les asignó un sexo masculino al nacer, sean cisgénero o no, que no pueden tener hijos. Oprime a las mujeres cis que no se conforman con el género y que simplemente no aceptan la versión excesivamente feminizada de la maternidad que mostramos en nuestra cultura.

No hay una experiencia uniforme de la maternidad, y esa maternidad no es en sí misma una identidad.

Para mí, la paternidad es algo que siempre me he visto haciendo, pero he encontrado una forma muy única y especial que creo que cambia mi viaje de una manera que es realmente genial. Y aunque es mucho más difícil en muchos otros aspectos, obviamente soy quien soy, y no cambiaría la autenticidad de hacerlo así por nada.

LEA TAMBIÉN:

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
lengia amarilla

El ‘extraño’ caso clínico del niño con la lengua amarilla: esto es lo que pasó

cintura más pequeña del mundo

La chica con la cintura más estrecha del mundo: las impresionantes fotos se hacen virales